Publicaciones

Evaluación del riesgo de estrés térmico: Índice WBGT. NTP 1189 2023
  • 1 dic. 2023

  • 347

Evaluación del riesgo de estrés térmico: Índice WBGT. NTP 1189 2023

Seguridad y salud En esta Nota Técnica de Prevención (NTP) se explica la metodología para valorar el riesgo de estrés térmico basada en el índice WBGT recogida en la norma UNE EN ISO 7243: 2017” Ergonomía del ambiente térmico. Evaluación del estrés al calor utilizando el índice WBGT (temperatura de bulbo húmedo y de globo)”. La norma incluye modificaciones respecto a su anterior edición de 1995. Se trata de una primera aproximación y no de un método preciso y su cálculo permite tomar decisiones en cuanto a las posibles medidas preventivas a aplicar. Esta NTP actualiza la NTP 322 incluyendo las citadas modificaciones. En este documento se muestra también, por su posible utilidad, el criterio de la American Conference of Gobernmental Industrial Hygienists (ACGIH) para el establecimiento de periodos de descanso en trabajos con riesgo de estrés térmico, así como un ejemplo práctico de valoración del riesgo mediante el índice WBGT.

Influencia de la humedad ambiental en la temperatura y en la sensación de confortabilidad térmica
  • 1 sep. 2023

  • 1182

Influencia de la humedad ambiental en la temperatura y en la sensación de confortabilidad térmica

Habitabilidad Actualmente podemos encontrar en Internet diversos artículos y recomendaciones seudotécnicas que nos aconsejan aplicar distintas prácticas para mitigar el exceso de calor en el interior de nuestras viviendas. Algunas de estas técnicas recomiendan: la aportación de humedad ambiental a través de la pulverización de agua, la colocación de telas húmedas delante de las ventanas, el secado de la ropa en el interior de la vivienda o la incorporación de plantas vegetales, todo ello con el fin de elevar el porcentaje de humedad relativa (humedad ambiental) en climas cálidos y secos y de ese modo convertir el interior de nuestras viviendas en ambientes más refrescantes. Nos estamos refiriendo a técnicas muy elementales, populares y de bajo coste, que nada tienen que ver con la utilización de sistemas mecánicos como pueden ser los equipos tradicionales de aire acondicionado o los sistemas de climatización evaporativa. En primer lugar hemos de pensar que al aportar las técnicas comentadas de incrementar la humedad relativa, la temperatura ambiental ni desciende, ni aumenta, pues únicamente conseguiremos que haya en el aire mayor o menor cantidad de vapor de agua y esto influirá en lo que se denomina “sensación térmica”, que sí tendrá una gran importancia en el resultado final de confortabilidad térmica como veremos a continuación. Ver artículo completo

Estudio sobre la calidad del aire interior en las viviendas
  • 23 mar. 2022

  • 968

Estudio sobre la calidad del aire interior en las viviendas

Construcción sostenible Con este estudio, el CGATE pretende destacar la importancia que tiene la calidad del aire interior (CAI) en las viviendas para los ciudadanos, especialmente por la oportunidad única que tiene la población de rehabilitar los edificios residenciales con criterios saludables gracias a las ayudas europeas. Teniendo en cuenta los valores que influyen en un mayor nivel de concentración de CO2, como son el ratio de superficie de la vivienda por persona, el tipo de ventana o el año de construcción, este estudio aconseja evitar las concentraciones de dióxido de carbono en el interior de los hogares mediante el uso de detectores de CO2, para favorecer la ventilación natural, sobre todo en las estancias analizadas, el salón y los dormitorios. El 58% de las viviendas son poco saludables, según el CGATE La concentración de CO2 (principal parámetro de referencia para medir la calidad del aire interior) en las estancias de los hogares españoles, fundamentalmente salón y dormitorios, está muy por encima del límite normativo de 900 ppm (partes por millón), según este documento. Concretamente, en las mediciones realizadas en los salones, el 58% de las viviendas superan el umbral de 900 ppm, considerado poco saludable para la salud de las personas, mientras que, en los dormitorios, este porcentaje llega al 71% y cuando la puerta está cerrada, al 100%. Los expertos consideran que la concentración de CO2 por encima de los 1000 ppm es perjudicial para la salud, nociva a partir de 2500 ppm y grave si supera los 5000 ppm. Evaluación por distintas zonas geográficas En este trabajo se ha evaluado la calidad del aire interior, a través de las mediciones de CO2 en un total de 31 viviendas localizadas en distintas regiones de España, durante las 24 horas y nueve días ininterrumpidamente. Por zonas geográficas, en Andalucía, un 84% de las viviendas tiene valores superiores a los 900 ppm en los dormitorios, mientras que en la zona centro (Castilla y León, Madrid y Aragón), un 39% de los hogares supera el valor recomendado de 900 ppm en sus salones. El estudio revela que los factores que más influyen en la concentración de dióxido de carbono son la superficie ocupada por persona y el tipo de ventana de la vivienda. En este sentido, el 89% de las viviendas con menor superficie por persona supera el límite normativo tanto en dormitorios como en salones, frente al 60% de los dormitorios de los hogares y el 30% de los salones con mayor superficie por ocupante. Es decir, la concentración de CO2 es mayor en las viviendas más pequeñas o con mayor densidad de población, según la publicación. Calidad de las ventanas Este documento pone el foco en la tipología de ventanas, por ser la hermeticidad de este elemento fundamental para evaluar la calidad del aire interior. Paradójicamente, las viviendas con mejor calidad de ventanas son las que mayor concentración de CO2 presentan, señala el informe. Así, un 81% de los hogares con este tipo de ventanas superan los límites de dióxido de carbono marcados en dormitorios y un 75% en salones, frente al 57% de las ventanas de calidad baja en dormitorios y un 43% en salones. Además, en los hogares monitorizados se ha tenido en consideración la antigüedad del edificio en tres períodos constructivos: antes de la primera normativa NBE-79 que exigía la incorporación de aislamiento térmico, entre esta y la publicación del Código Técnico de la Edificación (CTE) en el año 2006, más exigente respecto a esta cuestión, y tras la entrada en vigor de esta última norma hasta nuestros días.

 Guía para aplicar las medidas de protección de los consumidores en los contratos de electricidad y gas
  • 4 mar. 2022

  • 1669

Guía para aplicar las medidas de protección de los consumidores en los contratos de electricidad y gas

Normativa Acuerdo de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) por el que se aprueba el documento guía que da respuesta a las consultas formuladas en relación con el Real Decreto-Ley 23/2021, de medidas urgentes en materia de energía para la protección de los consumidores y la introducción de transparencia en los mercados mayorista y minorista de electricidad y gas natural

Cargar más Publicaciones