¿Ruidos en tu vivienda? Conoce los tipos y la forma de solucionarlo

La contaminación acústica es la presencia de ruido o vibraciones, sea cual sea su procedencia, que pone en riesgo la salud de las personas, implica molestias o daños perjudicando así el normal desarrollo de la actividad cotidiana.

Es importante que conozcamos qué tipos de ruidos nos podemos encontrar y como pueden afectar a nuestra vida.

Los ruidos pueden venir de nuestra vivienda, de las de alrededor y del exterior. Se pueden clasificar en dos tipos:

  • Ruido aéreo: las ondas se propagan por el aire y chocan contra las superficies. Al chocar el material vibra y vuelve a expandirse la onda sobre el aire alrededor de este. Ejemplos de este tipo de ruido serían: las voces, el claxon, la música, el tráfico de la calle…
  • Ruido de impacto: se produce cuando un objeto golpea a otro. Son los ruidos provocados, por ejemplo, por el movimiento de muebles, instalaciones, electrodomésticos, los movimientos de compresión y dilatación de la estructura, personas caminando, caída de objetos… El Código Técnico de la Edificación, indica que el ruido de impacto se transmite con mayor facilidad en estancias superpuestas o adyacentes.

Una vez que sabemos a qué tipo de ruido nos enfrentamos, también debemos saber qué clase de aislamiento necesitamos para poder combatirlo:

  • El aislamiento acústico trata de impedir la salida o entrada del ruido de una o varias estancias.
  • La absorción acústica se basa en, como su propio nombre indica, absorber la reverberación para que no sea tan molesto, cuando estamos en el foco del ruido.

Los materiales absorbentes son más porosos, para absorber y retener las ondas sonoras, su estructura es alveolar, fibrosa o granular y transforma las ondas sonoras en calor.

Los materiales aislantes tienen alta densidad para cuando queremos contener el ruido, bien para que no entre a la vivienda o para que no salga. 

Pero además de conseguir un correcto aislamiento de los paramentos, tenemos que tener en cuenta que las ventanas son un punto fundamenta a tratar para mejorar la acústica. Es básica su hermeticidad y el tipo de vidrio con el que cuenta, si tiene cámara de aire, si su espesor es óptimo y el material del marco y la hoja.

En conclusión, para poder solucionar los problemas de ruido de tu vivienda, y antes de comenzar con la insonorización, se debe localizar la procedencia e identificar el tipo de ruido. Dependiendo de esto, decidir con que material será más óptimo tratar el problema, si con materiales absorbentes, con aislantes, o con la combinación de ambos, y actuar también sobre la ventanas, si fuera necesario.

Para cualquier duda, te recomendamos contactar con un Arquitecto técnico, que podrá asesorarte en todo los pasos a seguir. 

Accede como colegiado de activatie para poder comentar.

¿Ruidos en tu vivienda? Conoce los tipos y la forma de solucionarlo

¿Ruidos en tu vivienda? Conoce los tipos y la forma de solucionarlo

Otras publicaciones

OBRAS en edificio de comunidades de propietarios
  • 28 feb. 2017

  • COAATIE_Murcia

OBRAS en edificio de comunidades de propietarios

Consejo Mantenimiento   La ley de la propiedad horizontal sostiene que los propietarios están obligados a realizar las obras necesarias para el adecuado sostenimiento y conservación del inmueble y de sus servicios, de modo que reúna las debidas condiciones estructurales, de estanqueidad, habitabilidad y seguridad, sin embargo, no siempre resulta fácil poner de acuerdo a una comunidad de propietarios, por lo que muchos de ellos a la hora de realizar cambios relativos a habitabilidad o eficiencia energética, recurren a hacerlo en el interior de su vivienda.     Sabemos que, a lo largo de la vida útil de nuestro edificio, resulta necesario realizar meras operaciones de sustitución de elementos, ya sean por estar averiados u obsoletos, y que a menudo están relacionadas con instalaciones. Existen otras actuaciones que requieren licencia de obra y, por tanto, poner de acuerdo a los propietarios de la necesidad de contar con un aparejador de cabecera quien asesore de la necesidad o idoneidad de la reparación. Cobra de igual importancia la presencia del libro de mantenimiento del edificio, en el cual debe constar las tareas realizadas. Si no es así, será mismo aparejador quien lo creará y diligenciará.    Comentaremos aquellas actuaciones que requieren de licencia de obras, ya sea de mayor o de menor, y a la normativa a la que están sujetas. Cabe destacar que no todas las legislaciones locales, que son las que directamente regulan la clasificación y documentación requerida para la realización de las obras son iguales. Por ello sólo vamos a dar una idea general, aconsejando a los propietarios y usuarios de viviendas y edificios, que consulten a técnicos cualificados, con conocimiento amplio de la legislación local, sobre las características urbanísticas de las obras a realizar y su correcta tramitación. - Son obras mayores: recalces de cimentación, refuerzos estructurales o rehabilitaciones integrales entre otras. Requieren de un proyecto técnico realizado por un arquitecto técnico o ingeniero de edificación, una dirección técnica, un estudio de seguridad, y una coordinación de seguridad. -  Las obras menores no necesitan de la presentación de proyecto ni dirección técnica, bastará un simple trámite ante la administración y el pago si fuera preciso de la tasa correspondiente. Son actuaciones como: repasos de pintura, reparaciones de bajantes o trabajos de mantenimiento entre otras. -  En algunos casos, y para determinadas obras de adecuación o reforma de escasa entidad, que, no precisando de proyecto técnico, se considera que tienen la suficiente complejidad  como para contar con una dirección técnica y la presentación de una documentación específica. Éstas son, sobre todo, las de reforma de escasa entidad de locales o viviendas. Se requiere memoria y una dirección técnica.  -  Ciertas obras de urgencia o emergencia también se pueden se pueden realizar sin necesidad de proyecto, pero en función del tipo, precisarán de supervisión de las por técnico cualificado.    En cuanto a la responsabilidad de la comunidad en la realización de las obras, nos podemos atener al Art 9 de la LOE que dice: “será considerado promotor cualquier persona física o jurídica, pública o privada, que, individual o colectivamente, decide, impulsa, programa y financia, con recursos propios o ajenos, las obras de edificación para sí o para su posterior enajenación, entrega o cesión a terceros bajo cualquier título”, por lo que:    La Comunidad de propietarios se convierte en este caso en promotora de las obras y la representación recae en la figura del Presidente de la Comunidad. Además, se tendrá en cuenta que si para la ejecución de una obra, ésta se contrata con varios trabajadores autónomos o empresas, se considerará a la comunidad de propietarios como PROMOTOR Y CONTRATISTA PRINCIPAL, con las responsabilidades que de ello se derivan en materia de prevención de riesgos laborales.    Por ello, es sumamente importante la gestión preventiva de las obras de comunidades de propietarios con la consiguiente responsabilidad que supone para los mismos. Es conveniente que en todo momento obtengan la información adecuada al respecto por parte de los técnicos cualificados. Un técnico cualificado como un aparejador de cabecera, por sus conocimientos generales y específicos del edificio, puede con más rigor realizar el informe de evaluación del edificio (IEE), indicando con antelación a los propietarios cuando debe efectuarse. De igual manera podrá realizar estos trabajos de manera más diligente y también económica, puesto que necesita menos tiempo para analizar y revisar todas las partes, elementos e instalaciones del edificio, redundando esto en un menor coste para los propietarios.

Cubiertas ajardinadas, cubiertas verdes.
  • 31 may. 2021

  • COAATIE_Murcia

Cubiertas ajardinadas, cubiertas verdes.

Consejo Reformas Las cubiertas de los edificios cada vez son más utilizadas como cubiertas verdes. Este tipo de cubiertas siempre han existido, pero desde hace unos años hasta ahora, como consecuencia de la concienciación sobre el cambio climático y la limitación de movilidad por el estado de alarma por COVID-19, en el que hemos pasado mucho tiempo en casa, se han puesto en auge el aprovechamiento verde tanto en cubiertas como en fachadas de mano de las corrientes de arquitectura bioclimática y ecológica. ¿Qué son las cubiertas verdes? Es un sistema que recubre la cubierta del edificio de vegetación, teniendo en cuenta el crecimiento de la vegetación en el diseño y construcción de la edificación. Así se asegura que la cubierta no sufra daños y que la vegetación pueda crecer. Podemos dividir entre cubiertas verdes extensivas o intensivas: Las extensivas son aquellos que la densidad de la vegetación es baja, no necesitan excesivo mantenimiento y se riegan con el agua de lluvia. Estas cubiertas no son transitables Las intensivas se componen de mucha variedad de plantas formando un hábitat más complejo con un nivel de cuidado más elevado. Si no se ha tenido en cuenta en la fase de proyecto la incorporación de este tipo de cubierta, se podrá instalar siempre y cuando la estructura pueda soportar la carga adicional, ya que el peso es mucho mayor al de una cubierta verde sencilla. Este tipo de cubiertas, permiten el tránsito de personas, algo que los hace muy adecuado como zona social y zona de cultivo. Por supuesto, la cubierta constará de una serie de capas que la hagan adecuada para el mantenimiento y crecimiento de plantas sin que suponga un impacto negativo al edificio. Adicional a la propia estructura, se tendrá que tener en cuenta el uso de impermeabilizaciones, capa antirraíces, drenaje y el manto de cultivo. Para ello, si se trata de un edificio existente, se debe hacer un análisis estructural previo para valorar si es necesario un refuerzo de la cubierta. Los arquitectos técnicos somos especialistas en edificación, y podemos asesorarte. ¿Qué ventajas tienen frete a una cubierta tradicional? Regulan la temperatura en el interior del edificio. Gracias a que generan una protección natural contra los rayos del sol, crean cámara de aire y retienen la humedad. Reducen el gasto económico y energético en cuanto a calefacción y refrigeración Contribuyen a generar O2 y captan las emisiones de CO2 Con su implantación en grandes ciudades, se contribuye a contrarrestar el efecto “isla de calor” Aislamiento acústico ya que absorben las ondas sonoras Generan espacio social En muchas ciudades del mundo ya son obligatorias este tipo de cubiertas en los edificios de nueva construcción. ¿Quieres tener un huerto urbano, contribuir al medio ambiente y mejorar el confort en el interior de tu vivienda? Contacta con un Arquitecto Técnico, te asesorará y te dará la mejor solución.

Reutilización de agua en viviendas
  • 18 feb. 2015

  • COAATIE_Murcia

Reutilización de agua en viviendas

Consejo Ahorro de agua La Consejería de Agricultura y Agua de la Región de Murcia publicó una interesante guía en la que se exponen las medidas que se pueden implantar en las viviendas para ahorrar agua. De entre las medidas que recoge, destacamos la que nos ofrece la posibilidad de reutilizar el agua. La reutilización del agua dos veces es una solución sencilla, práctica y muy eficaz,  tanto desde el punto de vista ecológico como económico, ya que por un lado, nos permite reducir el consumo de agua potable con el consecuente ahorro y por otro, reducir la producción de aguas residuales. Actualmente, diversos fabricantes comercializan una serie de sistemas integrados que se instalan en el propio cuarto de baño y que, reutilizan el agua de la ducha, del lavabo y del inodoro. Otra posibilidad dirigida a las viviendas unifamiliares consiste en recoger el agua procedente de las duchas y lavabos, almacenarla y tratarla en pequeñas depuradoras, que se instalan en sótanos o en el jardín, para posteriormente utilizar el agua regenerada en los inodoros y en el riego de zonas verdes. Para aumentar estos volúmenes de agua se puede optar por recoger el agua de lluvia e incorporarla a la recogida en las duchas y lavabos de las viviendas. Otra opción, es recoger únicamente el agua de lluvia, almacenarla y tratarla, para después utilizarla en el riego de jardines. Tenga en cuenta que las viviendas unifamiliares que cuentan con su propia parcela verde consumen, por término medio, entre 2,5 y 4,5 litros más de agua que las viviendas construidas en edificios. Y, como recomendación de seguridad, no olvide que siempre que reutilice agua, tanto en sistemas integrados para cuartos de baño como en depósitos de viviendas unifamiliares, es necesario tratarla mediante depuradoras para evitar problemas sanitarios e higiénicos. Si está interesado en la instalación de este tipo de dispositivos, consulte con su Aparejador de Cabecera quien le asesorará y recomendará la opción que mejor se adapte a su vivienda. Descárgate la guía completa