Blog

Próxima convocatoria de Ayudas para rehabilitación residencial del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia
  • 5 jul. 2021

  • COAATIE_Murcia

Próxima convocatoria de Ayudas para rehabilitación residencial del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia

Consejo Accesibilidad El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha publicado el proyecto de Real Decreto por el que se regulan los programas de ayuda en materia de rehabilitación residencial y vivienda social del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia Hasta el 9 de julio los ciudadanos podemos realizar aportaciones al proyecto de Real Decreto a través de la página https://www.mitma.gob.es/el-ministerio/buscador-participacion-publica/real-decreto-por-el-que-se-regulan-los-programas-de-ayuda-en-materia-de-rehabilitacion-residencial-y-vivienda-social-del-plan-de-recuperacion El borrador contempla dos puntos concretos destinados a la mejora de los edicicios, concretamente los programas 3  y 4: Programa de ayuda a las actuaciones de rehabilitación a nivel de edificio. Programa de ayuda a las actuaciones de mejora de la eficiencia energética en viviendas Una vez sea publicado en el BOE este Real Decreto, las comunidades autónomas y las ciudades de Ceuta y Melilla deberán realizar sus convocatorias de ayudas conforme a lo establecido en el mismo, concretando los requistos, plazos y procedimiento para formalizar la de solicitud.  Si te planteas en solicitarlas, una vez disponible la convocatoria de tu comunidad autónoma, no dudes en contactar con un arquitecto técnico, que como especialista en edificación puede asesorate tanto en la intervención a realizar como en la gestión de solicitud de estas ayudas.  Este proyecto responde al nuevo instrumento de recuperación Next Generation EU permitirá a España movilizar un volumen de inversión sin precedentes. Aunque la actividad de rehabilitación ha experimentado un notable crecimiento entre los años 2017 y 2019, sin embargo, el ritmo sigue siendo significativamente inferior al de países de nuestro entorno, e insuficiente para cumplir con los objetivos establecidos en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030, que plantea la rehabilitación de un total de 1.200.000 viviendas en el conjunto del período, comenzando con 30.000 viviendas al año en 2021 y finalizando con 300.000 viviendas al año en 2030. Descargar proyecto Real Decreto

¿Ascensor o elevador?
  • 6 may. 2021

  • COAATIE_Murcia

¿Ascensor o elevador?

Consejo Accesibilidad ¿Conoces las diferencias? En este artículo desarrollamos las características de cada uno de ellos, así como las claves para decantarse por una u otra solución. Empecemos por definir cada uno de ellos. El ascensor desplaza personas y mercancías de forma vertical por una edificación.  Se suele instalar en edificaciones concurridas como son edificios de viviendas, oficinas, públicos, hoteles, etc., donde hay un gran tránsito de personas. Para instalar un ascensor hay que tener en cuenta la normativa que se establece en el DB Seguridad de Uso y Accesibilidad, así como la Norma UNE-EN 81 70. Además de esto deben pasar revisiones mensuales para garantizar la correcta funcionalidad y seguridad del aparato. Los ascensores alcanzan una velocidad de entre 1 y 2 m/s. En cuantoa su instalación, hay que tener en cuenta que debe haber un cerramiento alrededor del hueco donde irá el ascensor, así como un foso de una altura aproximada de 1,2m. El elevador también sirve para desplazar personas de manera vertical, así como también mercancías. Sin embargo, está pensado para edificaciones donde el tránsito de personas no es muy elevado, ya que su velocidad no permite un desplazamiento rápido, su velocidad ronda los 0.15m/s. Para su instalación también necesitamos un cerramiento alrededor del hueco de desplazamiento, pero el foso necesario es bastante inferior al de un ascensor, en torno a un 20cm. Cabe destacar que el elevador es más económico, tiene un mantenimiento más liviano, y económico ya que tiene un menor consumo, puesto que solo consume energía cuando el desplazamiento es hacia arriba. La dimensión de este aparato será siempre, como mínimo, la suficiente para que sea accesible. Sabiendo esto, ¿por cuál nos decidiremos? Debemos fijarnos en el tráfico de personas de la edificación, la altura total que tendrá que salvar el aparato y cuantas paradas deberá realizar a lo largo de la altura total. El elevador está pensado para para viviendas unifamiliares, con un máximo de 5 alturas. Podría también instalarse en un edificio plurifamiliar, pero debería estudiarse la posibilidad de instalar un ascensor, ya que el tránsito de personas es mayor que en una vivienda unifamiliar. También podríamos decantarnos por un elevador cuando se trate de salvar barreras arquitectónicas y mejorar la accesibilidad siempre que su uso y la altura a salvar no sean muy elevados. Sin embargo, para un uso continuado, con alto tránsito de personas y con más de 5 paradas, la opción más óptima será instalar un ascensor. Todos los requisitos técnicos que son aplicables para la construcción de ascensores se regulan mediante la norma UNE EN 81-20:215, que encontraremos en el Código Técnico, en el apartado de seguridad de utilización y accesibilidad. Si tienes dudas, te recomendamos consultar a un aparejador, arquitecto técnico o ingeniero de edificación, para que estudie y valore la situación concreta, y te asesore en cuál es la mejor opción. Además podrá realiza el proyecto y dirección de las obras necesarias para su instalación así como los trámites necesarios en el Ayuntamiento.

Cómo integrar un ascensor en un edificio existente
  • 13 abr. 2021

  • COAATIE_Murcia

Cómo integrar un ascensor en un edificio existente

Consejo Accesibilidad La accesibilidad es uno de los requisitos más importantes que debe tener un edificio. En un edificio de varias plantas, el ascensor es un elemento importante ya que facilita la movilidad de sus habitantes, sobre todo en el caso de personas mayores, discapacitados, bebés en carritos, etc. y en general, para facilitar el transporte de cargas. Pero hoy en día, hay una gran parte de edificios que no cuentan con este elemento tan esencial. Se trata de edificios antiguos, construidos con anterioridad a la entrada en vigor de la normativa que regula la accesibilidad. Entonces, ¿es posible instalar un ascensor en un edificio existente? La respuesta es sí, en muchas ocasiones podemos instalar ascensores en edificios antiguos, de hecho, esta actuación es cada vez más usual en las edificaciones, ya que además, de facilitar la movilidad de los habitantes, integrar un ascensor aporta un valor añadido al edificio y será más fácil vender o alquilar una vivienda. Existen varias soluciones para instalar un ascensor en edificios antiguos. Todas las soluciones anteriores dependen del estado y la estructura del edificio, por tanto, es necesario recurrir a un técnico competente (los arquitectos técnicos lo somos), para saber cuál es la solución es la más adecuada y rentable. Además, se encargará de elaborar el proyecto para solicitar las licencias al Ayuntamiento para poder realizar la reforma.

¿Cómo suprimir las barreras arquitectónicas en el zaguán de entrada del edificio?
  • 15 mar. 2021

  • COAATIE_Murcia

¿Cómo suprimir las barreras arquitectónicas en el zaguán de entrada del edificio?

Consejo Accesibilidad Para realizar un diagnóstico previo del estado de la accesibilidad existente en el edificio y la intervención necesaria, se debe hacer una recopilación de datos ‘in situ’ para medir y comprobar los parámetros técnicos y condicionantes dimensionales para la valoración por el técnico competente. A partir de la toma de datos, se estudian las posibilidades de mejora de accesibilidad en cada caso y se plantean las soluciones aplicando los criterios de la normativa vigente (DB SUA/2, que desarrolla la adecuación efectiva de las condiciones de accesibilidad en edificios existentes). A continuación se clasifican las posibles soluciones en función de la prioridad de la legislación, la autonomía que proporciona al usuario, el desnivel a salvar y los condicionantes o inviabilidad técnica y económica: Adecuación del acceso. Es la solución preferente y consiste en trasladar la entrada donde el desnivel con la calle sea el menor posible. Esto supone la eliminación de cualquier escalón en el umbral de acceso (puerta de entrada) o desnivel en el itinerario o tramo que comprende la vía pública hasta el ascensor del edificio, incluso si fuera necesario y el edificio tuviera ascensor, se debe rebajar la cota de desembarco.  Esto es, modificar la parada del ascensor hasta el nivel del acceso al edificio para que no exista resalte alguno: Si no fuera posible, se debe disponer un itinerario accesible mediante la construcción de una rampa que salve el desnivel. Esta propuesta no siempre es viable técnicamente porque el recorrido o desarrollo que requiere la rampa y el espacio disponible en el zaguán de entrada del edificio es insuficiente para garantizar la pendiente adecuada: En caso de no poder construir la rampa accesible y estar debidamente justificado, se puede plantear como primera opción, la instalación de una plataforma elevadora vertical que permita desenvolverse a las personas con problemas de movilidad y usuarios de silla de ruedas. Como segunda opción y siempre que se justifique que la solución anterior no es posible, se puede considerar como opción alternativa la instalación de una plataforma elevadora inclinada (salvaescaleras). Estos dispositivos tienen ciertas limitaciones (son apropiados para salvar pequeños desniveles no mayores a una planta del edificio) que afectan a la circulación de los vecinos y tiene alguna restricción de uso: mientras funciona no debe impedir la utilización de la escalera por personas a pie (debe dejar 60 cm libre de paso en la escalera cuando esté desplegada) o si no es posible, puede ocupar la totalidad de la anchura de la escalera durante su uso si se da alguna de estas situaciones: Reducida circulación de personas (edificio de 8 viviendas). Posibilidad de un recorrido alternativo: otra escalera señalizada. Tramo de escalera no muy prolongado: no excede de 8 peldaños. La principal diferencia entre ambas plataformas, es fundamentalmente el recorrido del desplazamiento y la facilidad en su utilización: la plataforma elevadora vertical, es similar a un ascensor de y habrá que prever un espacio habilitado para encajarla en la escalera, mientras que la plataforma elevadora inclinada (salvaescaleras) sigue el recorrido de la escalera en diagonal (mediante la ayuda de guías o raíles). En ambos casos, se permitirá la reducción de la anchura de la escalera siempre que se acredite la no viabilidad técnica y económica y con independencia del sistema de elevación elegido, siempre se deben disponer escaleras como recorrido alternativo al mecánico.        Por último, en el caso de que no se pueda realizar ninguna de las opciones anteriores en el interior del edificio, se podrá intervenir ocupando la vía pública siempre que no produzca situación de riesgo con el resto de peatones[1]. En las propuestas anteriores, hay que destacar que se trata de supuestos en los que se considera que existe una instalación de ascensor. De no ser así, hablaremos en otro post sobre la adecuación del zaguán para la instalación de un ascensor hasta las diferentes plantas de edificio. Como conclusión, no debemos olvidar que todas las personas somos beneficiarios directos de estas actuaciones, ya que suponen una revalorización del inmueble y un valor añadido de calidad y confort pero para otras personas, es la diferencia de poder entrar o salir de forma autónoma y en igualdad de condiciones o de no poder hacerlo. En otras palabras, la existencia de barreras arquitectónicas discapacita a las personas o dicho de otro modo, si el entorno es accesible nadie se sentirá menos válido que otra persona y no debemos olvidar, que aunque tenemos diferentes capacidades, tenemos los mismos derechos y por circunstancias transitorias o permanentes a todas las personas nos ayudan este tipo de intervenciones y actuaciones en el edificio. [1] Art. 24.4 del Real Decreto Legislativo 7/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Suelo y Rehabilitación Urbana. Autor del artículo: Manuel García Hernández. Arquitecto Técnico. Oficina Técnica de Accesibilidad (OTAF). FAMDIF/COCEMFE - MURCIA

Pautas para mejorar la accesibilidad en los edificios existentes
  • 4 mar. 2021

  • COAATIE_Murcia

Pautas para mejorar la accesibilidad en los edificios existentes

Consejo Accesibilidad Los edificios de viviendas presentan en numerosas ocasiones, una problemática común derivada de la antigüedad y de la ausencia de normativa de accesibilidad que regulara esta materia en el momento de su construcción, dando lugar en la actualidad, a la existencia de barreras arquitectónicas, obstáculos y falta de accesibilidad principalmente en los accesos y zonas comunes del edificio.   En la Región de Murcia, la falta de accesibilidad en el edificio provoca que un 16 % de los murcianos con movilidad reducida, haya tenido que cambiar de casa, según un informe realizado por la Fundación Mutua de Propietarios en colaboración de COCEMFE. Destacar que más de 6.000 personas con problemas de movilidad reducida no salen nunca de casa (se estima que hay 89.300 en total). En definitiva, cerca del 7 % se encuentra en situación de confinamiento permanente en su propia vivienda y hay que añadir que el 69 % de los murcianos con movilidad reducida precisan de ayuda de terceras personas para salir de casa. A nivel nacional este estudio reveló cerca de 100.000 personas con problemas de movilidad reducida (personas mayores, mujeres embarazadas, padres con el carrito del bebé, etc.), nunca salen de casa por falta de accesibilidad en el inmueble en el que viven (2,5 millones en total) y cerca del 4% vive secuestrado en su propia casa. Sobre el parque edificado, más de 9 millones de edificios en España no son accesibles para personas con discapacidad física y sólo el 0,6 % de los edificios de viviendas es accesible (10 millones de edificios y 25,6 millones de viviendas en total). La normativa vigente atribuye a las comunidades de propietarios la responsabilidad de garantizar la accesibilidad en el edificio y desde el 04/12/2017 es obligatorio que se acometan las obras necesarias para garantizar este derecho para todas las personas en los edificios existentes. A estos efectos, se consideran edificios existentes aquellos cuya licencia de obras fue anterior al 12/09/2010, ya que los que se construyeron después, se da por hecho el cumplimiento de las condiciones básicas de accesibilidad en aplicación de la normativa vigente. Para realizar un diagnóstico previo del estado de la accesibilidad existente en el edificio y la intervención necesaria, se debe hacer una recopilación de datos ‘in situ’ para medir y comprobar los parámetros técnicos y condicionantes dimensionales para la valoración por el técnico competente. A partir de la toma de datos, se estudian las posibilidades de mejora de accesibilidad en cada caso y se plantean las soluciones aplicando los criterios de la normativa vigente (DB SUA/2, que desarrolla la adecuación efectiva de las condiciones de accesibilidad en edificios existentes). En los siguientes artículos puede consultar las pautas para la mejora de la accesibilidad de la vivienda, y tipologías de soluciones: Pautas para la mejora de la accesibilidad en el interior de la vivienda (I): Acceso, pasillo y estancias. Pautas para la mejora de la accesibilidad en el interior de la vivienda (II): Aseos, pavimentos y puertas. ¿Cómo suprimir las barreras arquitectónicas en el zaguán de entrada del edificio? Problemática y tipología de soluciones. [1] 2019. Fundación Mutua de Propietarios: “Informe Movilidad reducida y Accesibilidad del edificio”. [2] INE – Encuesta de Discapacidad, Autonomía Personal y situaciones de Dependencia (EDAD) 2008. Autor del artículo: Manuel García Hernández. Arquitecto Técnico. Oficina Técnica de Accesibilidad (OTAF). FAMDIF/COCEMFE - MURCIA

Pautas para la mejora de la accesibilidad en el interior de la vivienda (II)
  • 14 ene. 2021

  • COAATIE_Murcia

Pautas para la mejora de la accesibilidad en el interior de la vivienda (II)

Consejo Accesibilidad Este artículo es la continuación de un primer artículo que describe los aspectos básicos, establecidos en normativa, que se deben cumplir en el interior de viviendas para mejorar la accesibilidad, concretamente en accesos y vestíbulos y estancias. En éste, trataremos de los aseos, cuartos de baño y pavimentos. Aseos y cuartos de baño: La puerta de anchura mínima 80 cm deberá de abrir hacia el exterior o ser corredera. Debe haber un espacio libre de obstáculos (lavabo, bidé, inodoro, ducha, bañera, etc.) equivalente a una circunferencia de 1,50 m de diámetro en el suelo, que permita el giro, maniobra, uso, entrada y salida del baño o aseo por una persona en silla de ruedas. El inodoro tendrá una altura del asiento entre 45 y 50 cm y tendrá unas barras de apoyo a ambos lados, siendo abatibles (tipo horquilla) en el lado de la transferencia (desde la silla de ruedas al inodoro) y fija en el lado de la pared, que permita el apoyo de la persona usuaria de silla de ruedas o con problemas de movilidad reducida. Las barras de apoyo se colocarán a una altura entre 70 y 75 cm y tendrán una longitud de 70 cm, como mínimo. La separación respecto a la pared será entre 4,5 – 5,5 cm. Estarán separadas entre ellas 65 – 70 cm. Incidir en que debe haber un espacio libre en el lateral del inodoro para el espacio de transferencia desde la silla de ruedas, mínimo de 80 cm de ancho y 75 cm de profundo. El portarrollos se aconseja incorporarlo en una de las barras de transferencia para facilitar su uso y manejo. El lavabo no tendrá pedestal (base) y será "tipo colgado". Tampoco tendrá mobiliario en la parte inferior y debe haber un espacio libre por debajo de 70 cm de altura y 50 cm de profundidad para la aproximación frontal. La altura de la cara superior del lavabo no será mayor de 85 cm. La grifería es conveniente que sea con palanca alargada gerontológica, automática dotada con un sistema de detección de presencia o manual monomando. Alcance horizontal desde el asiento menor o igual a 60 cm.   En el caso de la ducha, el suelo debe estar enrasado con una pendiente de evacuación igual o inferior al 2 % y con un espacio de transferencia lateral de anchura mayor o igual a 80 cm. Si se instala un asiento en la ducha, tendrá unas dimensiones de 40 cm (profundidad), 40 cm (anchura) y una altura comprendida entre 45 - 50 cm. Será abatible y con respaldo. En uno de los lados, habrá que prever un espacio para la transferencia desde la silla de ruedas de al menos 80 cm y es recomendable instalar barras de apoyo como en el caso del inodoro para dotar de puntos de apoyo y mayor seguridad. En cuanto al pavimento de la vivienda, no deben existir elementos sueltos y éste debe ser antideslizante. Si se utilizan moquetas es conveniente que estén encastradas o fijadas al suelo. Para permitir la adecuada circulación, no deben de existir resaltes en el recorrido, debe ser resistente a la deformación, evitar que sea brillante y pulimentado por motivos de deslumbramiento o reflejos. Además de los requisitos anteriores, para las personas con discapacidad auditiva, es necesario que la vivienda tenga instalado un avisador luminoso y sonoro de timbre para la apertura de la puerta, que sea visible desde todas las estancias, un sistema de bucle magnético y un interfono o vídeo-comunicador bidireccional para apertura de la puerta.

Cargar más Publicaciones