Cómo evitar los desprendimientos en fachada

Existen numerosos tipos de revestimientos exteriores para las viviendas y edificios, que generalmente se eligen según criterios estéticos.

Cuando la edificación es nueva todo parece “bonito”, pero con el paso del tiempo se van degradando los materiales e incluso pueden llegar a suponer un peligro para los peatones si se ocasiona su desprendimiento. Este hecho sucede, principalmente, en el caso de fachadas de aplacados.

Se trata de un problema frecuente, sobre todo en edificaciones antiguas en las que no se ha llevado a cabo un mantenimiento adecuado. Otra causa, aunque menos frecuente, puede deberse a una incorrecta ejecución o por defectos de calidad de los materiales empleados.

Si no se actúa a tiempo, puede causar cuantiosos gastos económicos, ya que, en muchos casos, el desprendimiento de una sola pieza puede ocasionar el tener que volver a revestir todo el paramento.

Tipos de aplacados

Puede haber dos tipos de aplacados según su forma de colocación: colocación directa mediante material de agarre, o mediante sistema de anclajes de acero.

Los aplacados colocados directamente sobre el soporte son los más afectados por los desprendimientos, por eso, para evitar este problema, es muy importante tener en cuenta los factores que influyen en la vida útil de este tipo de revestimiento:

  • Por un lado, es importante la preparación correcta del soporte y la adecuada elección del material de agarre según la base y la zona en la que se encuentra la fachada a revestir.
  • Además, el tamaño de la pieza de aplacado no tiene que ser muy grande porque su peso mayor facilita el desprendimiento.

Por todo lo expuesto, es importante siempre conocer el tipo de revestimiento y sistema adecuados a nuestra edificación según su forma y la zona en la que se sitúa nuestra fachada.

Si te planteas hacer una reforma o debes reparar el aplacado de tu vivienda, lo recomendable es contactar con un técnico competente. Los arquitectos técnicos podemos asesorarte en todo el proceso, somos técnicos especialistas en control de calidad de materiales, conocemos las especificaciones técnicas de los materiales y requisitos que debe cumplir, y comprobaremos su correcta puesta en obra. También podemos guiarte en el correcto mantenimiento de la fachada que se deberá hacer posteriormente, mediante inspecciones periódicas preventivas, e indicarte cuando es necesario hacer trabajos puntuales antes de que ocurran los desperfectos.

Contactar con un arquitecto técnico

Accede como colegiado de activatie para poder comentar.

Cómo evitar los desprendimientos en fachada

Cómo evitar los desprendimientos en fachada

Otras publicaciones

¿Debo retirar el amianto presente en mi vivienda? Te lo explicamos en este artículo.
  • 24 oct. 2023

  • Colegio_Murcia

¿Debo retirar el amianto presente en mi vivienda? Te lo explicamos en este artículo.

Consejo Rehabilitación En el artículo de hoy vamos a hablar sobre el amianto, la problemática que supone para la salud y como deshacerse de él. Según datos del Censo de Población y Viviendas del Instituto Nacional de Estadística, más de la mitad de edificios residenciales es anterior a 1980, cerca de 5,5 millones de edificios residenciales y unos 9,7 millones de viviendas principales. Por ello no resulta extraña la presencia de amianto en estas edificaciones, sobre todo en cobertizos, depósitos de agua y canalizaciones. Su uso se extiende desde los años 50 hasta el 2002, cuando se prohibió su uso, por resultar nocivo para la salud. ¿Por qué se popularizó tan rápido su uso? El uso del amianto se generalizó debido a su bajo coste y sus excelentes propiedades: tiene una gran resistencia mecánica y al fuego, es muy buen aislante térmico y acústico, no conduce la electricidad y muy resistente a los agentes químicos. Con estas especificaciones nos encontramos ante un material que parecía que las tenía todas con él para ser el aislante por excedencia; y así fue hasta que se descubrió que sus fibras, al ser respiradas, provocaban efectos nocivos dando lugar a cáncer o fibrosis pulmonar, entre otros. El fibrocemento con amianto, conocido con el nombre comercial en España de Uralita, se utilizaba para recubrir y crear tuberías, crear depósitos de agua, techos y tejados, canalizaciones pluviales, etc. ¿Qué pasa con las viviendas que tienen elementos con este material? En condiciones óptimas, la vida útil de este material es de 50 años y no hay peligro si está intacto. El problema viene cuando hay que manipularlo y está deteriorado, si se rompe o desgasta se liberan las fibras en el ambiente y pueden ser aspiradas por las personas o adherirse en la ropa y ampliar la expansión de éstas. Por ello, una vez transcurrida su vida útil se debe sustituir. La retirada del fibrocemento se debe hacer por trabajadores especializados ya que debe hacerse de manera minuciosa, y su embargadora dependerá de las condiciones de conservación del material. Por supuesto, la retirada del amianto requiere de un permiso para poder ejecutarla. Si tienes dudas de tener o tienes amianto en casa, bajo ningún concepto debe ser manipulado, contacta con uno de nuestros Arquitectos técnicos: se encargará de crear un informe previo y de contactar con la empresa que lo eliminará.

La importancia de la Eficiencia Energética en nuestros edificios
  • 12 mar. 2015

  • Colegio_Murcia

La importancia de la Eficiencia Energética en nuestros edificios

Consejo Eficiencia Energética Desde años atrás, cuando la construcción de viviendas estaba en auge, la eficiencia energética en aplicación de las viviendas era una hipótesis, a sabiendas que ahorraba emisiones a la atmosfera y consumos de energía. Sabíamos que el incremento del consumo de electricidad en los países miembros de la Comunidad Europea y el alto índice de emisiones a la atmósfera provocaba el incumplimiento del Protocolo de Kyoto dónde se exigían reducciones de gases de efecto invernadero a la atmosfera, que provocaría el endurecimiento de la normativa. Ese momento llegó a nuestra regulación nacional, con previo aviso de la Directiva Europea 2010/31, donde limita hasta finales del año 2020, un 20% las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, reducción de un 20% las demandas de consumo de energía y exige un 20% de implantación de energías renovables. Esta Directiva es la que abre los ojos a nuestros políticos y nos hace ver a los ciudadanos la gran importancia de rehabilitar las viviendas, ya que genera trabajo y además se ahorra dinero en producción de electricidad y emisiones a la atmósfera que es lo que desde Europa nos recuerdan año tras año. De ello, se toma nota a nivel estatal y se fragua el actual real decreto 235/2013, Procedimiento básico para la certificación de eficiencia energética de los edificios existentes, con el fin de calificar una vivienda obteniendo el nivel de emisiones y demandas de consumo energético. En la mayor parte de los países de la Comunidad Europea se certifica energéticamente las viviendas desde el año 2007. Como sabemos esta Directiva provocó el endurecimiento del nuestro documento básico de Ahorro de Energía aprobado por la Orden FOM 1635/2013 aprobado  y con entrada en vigor en el BOE 10 de septiembre de 2013, con un nuevo apartado HE-0 para justificar el consumo de energía limitándolo a valores que nos llevan a construcción de viviendas con calificaciones de alta eficiencia energética. La certificación energética para nuestro colectivo es un campo que nos hace posible demostrar al cliente la aplicación de nuestros conocimientos adquiridos en nuestra formación académica y experiencia laboral con la construcción de las viviendas y edificios terciarios, desde la envolvente hasta las instalaciones. Actualmente existen programas de rehabilitación energética de edificios del sector residencial para promover la realización de medidas de ahorro y eficiencia energética sobre la envolvente, las instalaciones térmicas y de iluminación de los edificios existentes de uso residencial y hotelero, y la incorporación de energías renovables, y nuestro colectivo está preparado para llevarlo a cabo.                 Es necesario que promovamos la eficiencia energética ya que el parque inmobiliario lo requiere. Con pequeñas actuaciones podemos conseguir ahorros en el consumo y en emisiones de kgCO2, que por el momento no parecen importantes, pero que en un futuro no lejano será muy importante esta rebaja de emisiones. Por ejemplo, una vivienda unifamiliar cuya envolvente data de 1990, destinando mejoras en la envolvente por un valor de 10.000 €, se tardaría en amortizar 8 años dicha rehabilitación y nos ahorraríamos a partir de ese momento 900 €/año que empleamos en darle confort a dicha vivienda. Si además invertimos en el sistema de acondicionamiento y agua caliente sanitaria unos 4.500 € en 6 años hemos amortizado la mejora y a partir de ese momento podemos ahorrarnos 600 €/año. Quizás parezca algo idílico, pero hoy día gastar 1.000 € en gasoil para combustible en dar calefacción a una vivienda unifamiliar o gastar 300 € de electricidad para climatizar en verano la misma vivienda, requiere al igual que buscamos un seguro de vivienda o de coche más barato, pararse a pensar cuantos años de amortización y cuanta inversión esta el dueño a destinar para que su vivienda sea energéticamente más funcional y actualizada a normativa vigente. Si en el futuro, (al igual que los vehículos) fuera predecible que tener mejor calificación energética, obtuviera un beneficio del impuesto de bien inmueble, ¿el cliente contrataría a un técnico para realizar un estudio previo? Es dónde nuestro colectivo, los aparejadores, puede asesorar al dueño de la vivienda o promotor de viviendas en la citada inversión y buscar ayudas que a día de hoy existen para hacer una vivienda energéticamente más eficiente y dentro del presupuesto de obra destinado a la partida a estudio y por tanto la vigilancia para que se lleve a cabo correctamente. Aunque la eficiencia energética parezca lejana y difícil de cumplir, cada año que pasa, estamos más cerca de conseguir unas viviendas confortables y ahorradoras. Por poner algún símil, ¿cuántas lavadoras hay en el mercado con una clasificación energética A? o ¿cuántos vehículos de combustible eléctrico, biodiesel, gas, hibrido hay en el mercado a disposición del cliente? Está claro que la sociedad se mueve en beneficio de la eficiencia energética y nuestro colectivo debe poner las ganas y los medios para hacerlo realidad explicando a nuestros clientes la rentabilidad de la eficiencia energética. Depende de nosotros.

¿Son todos los vidrios de ventanas iguales?
  • 21 feb. 2022

  • Colegio_Murcia

¿Son todos los vidrios de ventanas iguales?

Consejo Reformas Cualquier tipo de edificio, ya sea residencial o no, por lo general, dispone de ventanas, ya que permiten la entrada de luz, la ventilación interior y el poder tener vistas hacia el exterior. Pero ¿podemos colocar cualquier ventana? El principal componente de una ventana es el vidrio, ya que la constituye en su mayor parte y es el responsable de su correcto funcionamiento. A la hora de elegir el tipo de vidrio que necesitamos, hay que tener en cuenta varios factores importantes como son: la zona en la que se encuentra el edificio, la orientación de la fachada, la altura de la vivienda y el presupuesto. Exponemos varios ejemplos: Por ejemplo, en una fachada muy expuesta al sol es conveniente colocar vidrios de baja emisividad para disminuir la radiación solar o también los llamados “vidrios con control solar”. Además, en una vivienda en planta baja es muy importante que el vidrio no sea transparente para evitar que los vecinos puedan ver todo lo que sucede en el interior de tu casa, por tanto, es interesante utilizar vidrios de tipo traslúcido. En caso contrario, en un edificio de gran altura en el que no haya viviendas cerca que puedan los vecinos observar las ventanas, no sería rentable aumentar el coste para obtener propiedades no necesarias. Existen en el mercado vidrios que son buenos aislantes acústicos, es decir, dificultan el paso del ruido exterior. Es un factor a tener en cuenta en zonas con mucho ruido, como calles donde pasa mucho tráfico o zonas cercanas a aeropuertos, pero no tendría mucho sentido en zonas que no son afectadas por el ruido. Por tanto, es un aumento de coste innecesario. Por otra parte, una de las características importantes que debe haber en cualquier tipo de vivienda, independientemente de la zona, es el aislamiento térmico. La zona del hueco de ventana en una fachada es una zona crítica en el sentido de la transmisión de calor. No poner un vidrio que aísle térmicamente puede suponer una disminución del rendimiento del aislante colocado en toda la fachada y, por tanto, un aumento en el gasto de energía para conseguir una temperatura adecuada en el interior. Por tanto, es importante colocar vidrios que funcionan bien como aislantes térmicos, como son los vidrios con cámara de aire. Otro aspecto importante en el vidrio de ventanas es la seguridad, existen vidrios que contienen una capa intermedia que retiene al vidrio en caso de rotura e impide el desprendimiento de pequeños trozos, por lo que se mantiene todo unido y así evitar posibles daños. Es el vidrio laminado o vidrio de seguridad. En conclusión, es muy importante conocer bien el vidrio adecuado a nuestra vivienda e intentar encontrar la mejor solución con el menor coste posible. Te recomendamos que contactar con un arquitecto técnico para que le oriente en la mejor opción para su vivienda.