Humedades I: Las manchas de humedad en áticos o últimas plantas

En los días posteriores a los periodos de lluvia prolongada es frecuente ver aparecer manchas de humedad en nuestra casa. Las humedades son la patología más frecuente de nuestros edificios y viviendas. ¿Por qué se producen? ¿cómo se evitan?

Hay múltiples causas que pueden provocar la aparición de humedad. En la serie de consejos que iniciamos hoy, expondremos las más frecuentes, pero si en tu casa o edificio hay una humedad que se resiste a cualquier remedio, consulta a un arquitecto técnico. Hará un estudio detallado, dará con la causa del problema y propondrá la solución más adecuada al mismo, aquella que hará que no vuelva a aparecer esa maldita mancha de humedad.

En este primer consejo nos centraremos en los áticos o últimas plantas. La cubierta es el origen más frecuente de las humedades en la última planta del edificio. El estado deficiente de la cubierta puede provocar filtraciones. Generan manchas en los techos que se extienden por las paredes y dañan los acabados. Con el tiempo, estas humedades pueden acabar afectando a la estructura del edificio. La revisión anual de la cubierta, renovando juntas de dilatación, limpiando los sumideros y eliminando plantas o suciedad que obstruyen los desagües, es la mejor medida preventiva. Cuando el daño ya se ha producido, un aparejador podrá recomendar la mejor intervención en cubierta para solventarlo sin reincidencias.

Accede como colegiado de activatie para poder comentar.

Humedades I: Las manchas de humedad en áticos o últimas plantas

Humedades I: Las manchas de humedad en áticos o últimas plantas

Otras publicaciones

¿Puedo cerrar mi balcón?
  • 24 may. 2021

  • Colegio_Murcia

¿Puedo cerrar mi balcón?

Consejo Proyectos Técnicos ¿Tienes un balcón exterior del que no sueles hacer uso?  Cerrar un balcón supone sumar su superficie a la de la estancia en la que se encuentra, lo que implica ganar más espacio interior y poder utilizarlo con más comodidad. De esta manera estamos ampliando metros útiles interiores en nuestra vivienda. Se trata de una solución cada vez más común, y que además de conseguir más espacio tiene otras ventajas:   Ya no importa el clima exterior, puesto que podemos estar haciendo uso de esta nueva estancia con una temperatura estable. Se gana más privacidad. Sobre todo, si tu vivienda se encuentra en las plantas inferiores del edificio, o si existen edificios a poca distancia. Colocando un cerramiento adecuado podemos conseguir incluso mejorar el aislamiento térmico, y por tanto disminuir en la factura eléctrica. Aislamiento acústico garantizado. Si es un cerramiento en buenas condiciones podemos evitar la entrada de sonido exterior. Es muy interesante en viviendas que se encuentran en calles grandes con mucho tráfico o situadas en zonas de ocio. Mayor seguridad. Un balcón cerrado es más seguro ante robos que un balcón abierto que es un punto débil desde el punto de vista de la seguridad. ¿Te parecen interesantes las ventajas? Si te planteas cerrar tu balcón, debes tener en cuenta los siguientes aspectos: Cerrar un balcón implica una modificación de la fachada, por tanto, en primer lugar contar con la aprobación de la comunidad de propietarios en caso de edificios plurifamiliares. Además debemos obtener la licencia del ayuntamiento y que, en función de la normativa municipal, podrá requerir la presentación de documentación técnica y dirección de obra, por parte de un técnico competente. Podemos estar en el caso de tener nuestro edificio en una zona en la que las fachadas deben tener unas características determinadas, por tanto, la solución que se adopte debe cumplir con lo dispuesto. Por otro lado, es muy importante antes de empezar a colocar nada, conocer el estado de la estructura de nuestra vivienda. Hay casos en los que la estructura no podrá soportar la carga del nuevo cerramiento porque en el proyecto fue calculado para el diseño inicial. Si no se tiene en cuenta este aspecto, la estructura podría colapsar, y poner en riesgo la seguridad de las personas.   Contacta con alguno de nuestros colegiados: realizará el estudio del estado del balcón, te aconsejará para elegir la solución más óptima y se encargará de realizar los trámites en el ayuntamiento.

Un médico para tu edificio
  • 26 oct. 2016

  • Colegio_Valencia

Un médico para tu edificio

Noticia Mantenimiento Publicado por CAATIE Valencia en Profesión, Rehabilitación En octubre 6, 2016 Problemas que persisten pese a haberlos reparado, humedades que resurgen, grietas que reaparecen… En mi edificio todo son gastos. Y cuando parece que hayamos acabado, volvemos a empezar… ¿Podría alguien poner orden en la salud de mi edificio? Sí, podría. El aparejador de cabecera. Una persona de confianza que, con todos los conocimientos necesarios, trabajará por tu mismo objetivo: el buen estado de tu edificio y de tu bolsillo. Pero ¿qué es un aparejador de cabecera? Al igual que las revisiones médicas son importantísimas para nuestra salud (y aún más a partir de cierta edad) las visitas técnicas son importantísimas para la vida de tu edificio y el ahorro económico en tus derramas. Contar con un médico de cabecera para tu edificio es fácil. Un profesional que trabaje con la Comunidad de Propietarios, a quien llamar cuando surja una grieta dudosa, una humedad persistente o un dilema sobre la reparación prioritaria. Estamos hablando de un aparejador, o arquitecto técnico, un profesional que conoce la anatomía de tu edificio: sus materiales, su proceso constructivo, sus patologías o enfermedades y las soluciones que ofrece el mercado para cada una de ellas. Se convertirá en la persona de confianza de tu Comunidad y, al trabajar siempre con tu edificio, conocerá su historia, virtudes y carencias como si fuera ese médico de familia que conoce a fondo tu historial. ¿Qué puede hacer un aparejador de cabecera? El aparejador de cabecera es como tu médico, o tu abogado. Tu Comunidad puede recurrir a él cuando tenga una duda acerca del edificio, de las reparaciones que necesita o del estado en que se encuentra. El aparejador de cabecera se puede ocupar de: Determinar qué reparaciones necesita el edificio y en qué orden, de forma que se optimicen los tiempos y costes y se planifique la inversión de la Comunidad sin sorpresas. Revisar que los presupuestos presentados por los oficios intervinientes o empresas constructoras se adecuen a las reparaciones precisas y las soluciones técnicas adecuadas. Supervisar y dirigir dichas reparaciones cuando se estén efectuando para que su ejecución sea técnicamente correcta y adecuada. Informar y asesorar a tu Comunidad en cualquier cuestión técnica o daño que se detecte en el edificio. Elaborar el Informe de Evaluación del Edificio si tu edificio lo precisa. ¿Por qué el aparejador o arquitecto técnico es el profesional idóneo? El aparejador o arquitecto técnico es el titulado universitario conocedor del edificio, sus características, su forma de construcción, materiales empleados, instalaciones y el adecuado mantenimiento de todos ellos. Es el profesional experto en edificios. Contar con un aparejador para tu edificio supone establecer un antes y un después en la gestión económica de la Comunidad, en lo que al mantenimiento y reparaciones del inmueble se refiere. ¿Qué ventajas aporta su contratación? Fundamentalmente, supone una ventaja económica, pues un diagnóstico acertado con las reparaciones adecuadas y efectuadas correctamente implican la mejor forma de ahorro a medio plazo. Pero no hay que olvidar el factor seguridad. Indicios que pueden pasar desapercibidos para una persona no experta podrían llegar a ocasionar graves problemas en el edificio: estructura, instalaciones eléctricas, desprendimientos en fachadas… No son pocas las ocasiones en que leemos la noticia de siniestros similares. ¿Cómo encuentro a mi aparejador de cabecera? Si conoces un aparejador o arquitecto técnico, preséntalo a la Comunidad. Basta con que lleguéis a un acuerdo económico privado. También puedes solicitarlo a tu administrador de fincas, pues suelen disponer de profesionales de confianza. Y también puedes contactar con el Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de tu provincia. O solicitarlo directamente en nuestro servicio: Encuentra un aparejador

¿Qué acristalamiento elegir para ahorrar energía?
  • 30 jun. 2016

  • Colegio_Murcia

¿Qué acristalamiento elegir para ahorrar energía?

Consejo Eficiencia Energética Uno de los retos más complicados de los acristalamientos es el control de la luz solar directa que penetra el vidrio. Cuando la radiación solar incide sobre una hoja de vidrio suceden varios fenómenos característicos. Una parte de la radiación solar es reflejada, de manera que no atraviesa el vidrio ni lo calienta. Otra parte penetra el vidrio pero es absorbida internamente, propiciando su calentamiento. Finalmente, la parte de radiación que no es reflejada ni absorbida atraviesa el vidrio y es transmitida directamente al interior. Tanto en la fase de diseño del edificio como en rehabilitación es necesario tener en cuenta la incorporación de un sistema de protección solar lo más eficiente posible. Al mismo tiempo, es necesario hallar un equilibrio entre la capacidad de protección y la entrada de luz solar, factor este último muy importante para el confort visual en los edificios. Para cuantificar los flujos de radiación y calor a través de los vidrios se han establecido unas propiedades básicas. La única propiedad térmica considerada es la conductividad junto con el espesor del vidrio. Este parámetro se emplea para calcular el coeficiente de transmitancia térmica que junto con el factor solar son las características principales a tener en cuenta desde el punto de vista energético. Hay que tener en cuenta la transmisión luminosa que implica la cantidad de luz que deja pasar el vidrio hacia el interior. A medida que mejora el factor solar del vidrio, la cantidad de luz que deja pasar suele bajar mucho, con el aumento de consumo de luz artificial que supone. No es compatible la eficiencia energética con conseguir la máxima iluminación. Por ello, es importante escoger la mejor combinación entre todas las propiedades de los vidrios para obtener ahorro de energía y confort en su vivienda. Los vidrios pueden clasificarse en función de su configuración y de la mejora de sus prestaciones de aislamiento térmico y control solar: -Vidrio sencillo (monolítico): son los más básicos y las ventanas que tienen instalado este tipo de vidrio se consideran de poca calidad y tienen pocas propiedades aislantes. Están formados por una única hoja o varias hojas unidas entre sí por toda su superficie (vidrios laminares). El valor de transmitancia térmica es U = 5,7 W/m²K y un factor solar en torno a 0,83. -Unidad de vidrio aislante (UVA): se conoce como doble acristalamiento o vidrio de cámara, formado por dos láminas de vidrios monolíticos separados entre sí por espaciadores, herméticamente cerrados en todo su perímetro. Al llevar la cámara de aire inmóvil se limita el intercambio de calor por conducción y convección, consiguiendo un aumento de la capacidad aislante. La transmitancia térmica varía en función del espesor de la cámara de aire con valores que oscilan entre 2,9 y 3,3 W/m²K, además, sólo por la incorporación del doble acristalamiento, el factor solar se reduce a 0,75. -Vidrio de baja emisividad: es un vidrio doble al que se le añade una fina capa transparente de óxidos metálicos en una de sus láminas de manera que impide que la energía generada en el interior se escape al exterior. Estos vidrios deben ir ensamblados en UVA proporcionando sus máximas prestaciones de aislamiento térmico con transmitancia térmica entre 1,7 y 2,5 W/m²K dependiendo del espesor de la cámara. -Vidrio de control solar: permite que la luz solar pase a través de las ventanas y, al mismo tiempo, refleja gran parte del calor hacia el exterior. Se pueden instalar en UVA y así obtener una buena transmitancia térmica, o en los casos donde la prioridad sea la protección térmica frente a la radiación solar se pueden utilizar como vidrios monolíticos. Los valores de factor solar se sitúan entre 0,1 y 0,6.   Otra opción para mejorar el aislamiento térmico de las ventanas es instalando el triple acristalamiento con doble cámara de aire, que puede llegar a tener una conductividad térmica menor a 1 W/m²K. Este tipo de acristalamiento es apropiado para climas fríos, no siendo recomendable en climas calurosos, ya que en estas zonas es más necesario protegerse de la radiación solar en verano que aislarse del frío en invierno. El vidrio ocupa la mayor parte de superficie del hueco, aproximadamente un 70%, y es por donde más se pierde frío o calor de la vivienda, por ello es fundamental elegir el acristalamiento más adecuado desde el punto de vista de transmitancia térmica y protección solar. La mejor forma de reducir el consumo de energía en la vivienda y mejorar su eficiencia energética es intervenir en la envolvente del edificio. Cambiar los marcos y vidrios de las ventanas es una buena opción para mejorar sus prestaciones térmicas y así reducir las pérdidas a través del hueco.   Si tiene alguna duda sobre cómo mejorar el aislamiento térmico de su vivienda, contacte con su aparejador de cabecera quién le podrá asesorar sobre las soluciones más adecuadas.