¿Conoce las ventajas de ahorro energético que proporciona una instalación domótica?

Cada vez más viviendas tienen instalado un sistema de domótica. En la actualidad estos sistemas tienen la posibilidad de satisfacer, en nuestra vivienda, las exigencias de confort, ahorro de energía, seguridad y comunicación sin grandes costos.

La domótica es un sistema novedoso aplicado al control y automatización inteligente de las viviendas. Es capaz de recoger información que proviene de unos sensores, procesarla y emitir órdenes a unos actuadores.

El ahorro de energía es importante, no sólo para favorecer el cuidado del medio ambiente, sino como medida de ahorro en las facturas. La instalación del sistema de domótica considera un ahorro para la vivienda hasta del 20% a pesar de la inversión que puede suponer al principio.

Gracias a la domótica se puede controlar cualquier aspecto de la vivienda gestionando elementos de control que contribuyen al ahorro de electricidad, combustibles y agua de forma automática:

Electricidad:

-Sistemas de iluminación inteligente que permite adaptar el nivel de iluminación a las necesidades de cada momento en función de la variación de luz solar, la zona de la vivienda o la presencia de personas.

-Control automático inteligente de toldos, persianas y cortinas que aprovecha al máximo la luz solar.

-Control de encendido y apagado de luces que evita dejarse encendida alguna luz al salir de casa.

-Control automático del encendido y apagado de luces del exterior de la vivienda en función de la luz solar.

-Sistemas de regulación de la calefacción que adaptan la temperatura de la vivienda según la variación de temperatura exterior, la estancia de la casa, la hora del día o la presencia de personas.

-Control de la puesta en marcha de los electrodomésticos programando su funcionamiento en horarios en los que el precio sea menor.

-Programación de la desconexión de circuitos eléctricos no prioritarios antes de alcanzar la potencia contratada.

Combustibles:

-Detección de la apertura y cierre de ventanas que avisa al usuario cuando está encendida la climatización.

-Implantación de sistemas de control y regulación centralizados que permite detectar y avisar en caso de averías provocando un corte de suministro que evite los peligros que puedan ocasionar.

Agua:

-Sistemas de control y regulación centralizados que detectan si se produce una inundación, dan señal de aviso y cortan el suministro de agua.

-Control de riego que a través de un sensor de humedad de forma autónoma riega solo cuando es necesario.

-Grifería inteligente que gestiona el caudal y temperatura del agua.

 

       

 

Existen diferentes tipos de sistemas domóticos según la forma de transmisión de señal: cableados, inalámbricos y de corrientes portadoras o incluso una combinación de los tres (sistemas mixtos).

Debido a la gran variedad de sistemas se pueden instalar fácilmente en cualquier tipo de vivienda, ya sea construida o de nueva construcción, unifamiliares aisladas, adosadas o en edificios.

Los sistemas cableados se deben de tener en cuenta en el proyecto para ubicar cada elemento automatizado donde se necesite. Mientras que los sistemas inalámbricos no precisan obra para su instalación y permiten ir adaptando sus elementos según las necesidades que se vayan teniendo. Además estos sistemas se pueden desmontar fácilmente y llevar a otra vivienda en el caso de mudarse.  

Para la elección del sistema más adecuado a cada vivienda, se recomienda consultar con un técnico especialista quien teniendo en cuenta los servicios que demande el cliente puede aconsejar sobre el sistema idóneo a instalar.

Hoy en día hay muchos avances en la domótica, permitiendo controlar la vivienda no solo desde el mando que incluyen, sino también desde el teléfono móvil, tablet u ordenador instalando una aplicación que permite dar órdenes estando incluso fuera de la vivienda. Además debido al gran interés que despierta la domótica ya se puede encontrar sistemas a mejores precios.

 

Si tiene alguna duda sobre la instalación de estos sistemas o cómo ahorrar energía en su vivienda, contacte con su aparejador de cabecera quien le podrá asesorar sobre las soluciones más adecuadas.

Accede como colegiado de activatie para poder comentar.

¿Conoce las ventajas de ahorro energético que proporciona una instalación domótica?

¿Conoce las ventajas de ahorro energético que proporciona una instalación domótica?

Otras publicaciones

¿Cómo suprimir las barreras arquitectónicas en el zaguán de entrada del edificio?
  • 15 mar. 2021

  • COAATIE_Murcia

¿Cómo suprimir las barreras arquitectónicas en el zaguán de entrada del edificio?

Consejo Accesibilidad Para realizar un diagnóstico previo del estado de la accesibilidad existente en el edificio y la intervención necesaria, se debe hacer una recopilación de datos ‘in situ’ para medir y comprobar los parámetros técnicos y condicionantes dimensionales para la valoración por el técnico competente. A partir de la toma de datos, se estudian las posibilidades de mejora de accesibilidad en cada caso y se plantean las soluciones aplicando los criterios de la normativa vigente (DB SUA/2, que desarrolla la adecuación efectiva de las condiciones de accesibilidad en edificios existentes). A continuación se clasifican las posibles soluciones en función de la prioridad de la legislación, la autonomía que proporciona al usuario, el desnivel a salvar y los condicionantes o inviabilidad técnica y económica: Adecuación del acceso. Es la solución preferente y consiste en trasladar la entrada donde el desnivel con la calle sea el menor posible. Esto supone la eliminación de cualquier escalón en el umbral de acceso (puerta de entrada) o desnivel en el itinerario o tramo que comprende la vía pública hasta el ascensor del edificio, incluso si fuera necesario y el edificio tuviera ascensor, se debe rebajar la cota de desembarco.  Esto es, modificar la parada del ascensor hasta el nivel del acceso al edificio para que no exista resalte alguno: Si no fuera posible, se debe disponer un itinerario accesible mediante la construcción de una rampa que salve el desnivel. Esta propuesta no siempre es viable técnicamente porque el recorrido o desarrollo que requiere la rampa y el espacio disponible en el zaguán de entrada del edificio es insuficiente para garantizar la pendiente adecuada: En caso de no poder construir la rampa accesible y estar debidamente justificado, se puede plantear como primera opción, la instalación de una plataforma elevadora vertical que permita desenvolverse a las personas con problemas de movilidad y usuarios de silla de ruedas. Como segunda opción y siempre que se justifique que la solución anterior no es posible, se puede considerar como opción alternativa la instalación de una plataforma elevadora inclinada (salvaescaleras). Estos dispositivos tienen ciertas limitaciones (son apropiados para salvar pequeños desniveles no mayores a una planta del edificio) que afectan a la circulación de los vecinos y tiene alguna restricción de uso: mientras funciona no debe impedir la utilización de la escalera por personas a pie (debe dejar 60 cm libre de paso en la escalera cuando esté desplegada) o si no es posible, puede ocupar la totalidad de la anchura de la escalera durante su uso si se da alguna de estas situaciones: Reducida circulación de personas (edificio de 8 viviendas). Posibilidad de un recorrido alternativo: otra escalera señalizada. Tramo de escalera no muy prolongado: no excede de 8 peldaños. La principal diferencia entre ambas plataformas, es fundamentalmente el recorrido del desplazamiento y la facilidad en su utilización: la plataforma elevadora vertical, es similar a un ascensor de y habrá que prever un espacio habilitado para encajarla en la escalera, mientras que la plataforma elevadora inclinada (salvaescaleras) sigue el recorrido de la escalera en diagonal (mediante la ayuda de guías o raíles). En ambos casos, se permitirá la reducción de la anchura de la escalera siempre que se acredite la no viabilidad técnica y económica y con independencia del sistema de elevación elegido, siempre se deben disponer escaleras como recorrido alternativo al mecánico.        Por último, en el caso de que no se pueda realizar ninguna de las opciones anteriores en el interior del edificio, se podrá intervenir ocupando la vía pública siempre que no produzca situación de riesgo con el resto de peatones[1]. En las propuestas anteriores, hay que destacar que se trata de supuestos en los que se considera que existe una instalación de ascensor. De no ser así, hablaremos en otro post sobre la adecuación del zaguán para la instalación de un ascensor hasta las diferentes plantas de edificio. Como conclusión, no debemos olvidar que todas las personas somos beneficiarios directos de estas actuaciones, ya que suponen una revalorización del inmueble y un valor añadido de calidad y confort pero para otras personas, es la diferencia de poder entrar o salir de forma autónoma y en igualdad de condiciones o de no poder hacerlo. En otras palabras, la existencia de barreras arquitectónicas discapacita a las personas o dicho de otro modo, si el entorno es accesible nadie se sentirá menos válido que otra persona y no debemos olvidar, que aunque tenemos diferentes capacidades, tenemos los mismos derechos y por circunstancias transitorias o permanentes a todas las personas nos ayudan este tipo de intervenciones y actuaciones en el edificio. [1] Art. 24.4 del Real Decreto Legislativo 7/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Suelo y Rehabilitación Urbana. Autor del artículo: Manuel García Hernández. Arquitecto Técnico. Oficina Técnica de Accesibilidad (OTAF). FAMDIF/COCEMFE - MURCIA

¿Por qué instalar una cubierta verde en rehabilitación?
  • 9 dic. 2015

  • COAATIE_Murcia

¿Por qué instalar una cubierta verde en rehabilitación?

Consejo Rehabilitación La vida en la ciudad se ha vuelto insana. Esto se debe a que la gran mayoría de los espacios están destinados a edificios y carreteras dejando a la vegetación un espacio mínimo, favoreciendo al sobrecalentamiento de la atmósfera en estas zonas. Se puede ayudar a solucionar este problema reduciendo el consumo de energía y las emisiones de CO₂ con la instalación de cubiertas verdes, no solo en obra nueva sino también en rehabilitación. Además de mejorar el clima y la calidad del aire, también se optimiza el aislamiento térmico y acústico, incluso a largo plazo se obtiene un ahorro económico en comparación con una cubierta convencional. Aumentando así la eficiencia energética de tu edificio. Una cubierta verde es una superficie que está preparada para la disposición de vegetación ya sea como terraza, zona de recreo, etc. Que tiene funciones ecológicas de gran interés. Se compone principalmente de:          -Lámina impermeabilizante: protege la estructura de filtraciones de agua. -Lámina anti-raíz: su función es evitar que las raíces dañen la impermeabilización o incluso la estructura. Algunos fabricantes integran esta lámina con la impermeabilización, pero hay que tener en cuenta que no se puede sustituir una por otra, son elementos diferentes. -Capa protectora: protege la lámina anti-raíz y retiene agua y nutrientes para la vegetación. -Elemento de drenaje: almacenan agua de la lluvia y conducen el agua sobrante a los sumideros de la cubierta, además de oxigenar la tierra vegetal. -Lámina de filtro: evita que los granos más finos se corroan y asegura el funcionamiento seguro del drenaje. -Sustrato mineral y vegetal: varía en función del tipo de las necesidades particulares.   Dentro de la categoría de cubierta verde se puede distinguir distintos tipos en función de varios factores que los caracterizan:   CUBIERTA EXTENSIVA CUBIERTA SEMI-INTENSIVA CUBIERTA INTENSIVA ESPESOR 10-25 cm 15-30 cm >60 cm VEGETACIÓN Sedum tapizante, herbáceas, césped, plantas autóctonas Herbáceas, césped, arbustos Césped, arbustos, árboles COSTE bajo medio alto PESO 60-180 kg/m² 150-350 kg/m² >350 kg/m² MANTENIMIENTO reducido moderado intensivo USO Protección ecológica Protección ecológica. Uso recreativo Uso recreativo. Paisajismo   Las cubiertas ecológicas disponen de un conjunto de propiedades que suponen grandes ventajas para el ahorro energético del edificio: -La instalación de estas cubiertas contrarresta la pérdida de zonas verdes debido a la urbanización, ofreciendo nuevos espacios de vegetación ayudando así a reducir la contaminación a través del proceso de transpiración y humidificación del aire seco. -Proporcionan protección para la impermeabilización, ya que la capa de vegetación amortigua la agresión de temperatura y protege de acciones físicas como viento, granizo… -Retención de hasta un 90% de aguas pluviales, parte de estas aguas es devuelta a la atmósfera por lo que se reduce el coste en desagües y se humedece el ambiente urbano. Además de prevenir las inundaciones locales y evitar el colapso de las alcantarillas. De esta forma también se podría ahorrar en el dimensionado y construcción del alcantarillado y en su mantenimiento. -Funcionan como barrera acústica ya que reducen la reflexión sonora y aumenta el aislamiento, siendo una gran solución estas cubiertas en edificios rodeados de focos ruidosos. -Otra característica importante es el aislamiento térmico que proporcionan, evitan el calentamiento excesivo en verano y las pérdidas de calor en invierno, disminuyendo así el consumo de energía en calefacción y refrigeración. La combinación de cubierta ecológica e instalación de energía solar favorece al rendimiento de las células solares. Se ha comprobado que estas cubiertas disminuyen la temperatura ambiental, bajando así la temperatura de los paneles y del material de los colectores, obteniendo como resultado un aumento del rendimiento. A la hora de elegir un tipo de cubierta verde para la rehabilitación de tu edificio es necesario tener en cuenta la carga que supone la aplicación de la nueva cubierta a la estructura. El peso de una cubierta convencional de grava oscila entre 90-100 kg/m² y la cubierta ecológica o extensiva tiene un peso entre 60-180 kg/m² aproximadamente. Por lo que una gran opción para rehabilitar una cubierta es sustituir la convencional por una ecológica sin que sufra la estructura del edificio. Mientras que una cubierta intensiva con un peso superior a 350 kg/m² necesita estar prevista en el proyecto, para diseñar una estructura que la soporte. Después de analizar las ventajas que nos ofrecen las cubiertas ecológicas se puede decir que se trata de un sistema idóneo para ahorrar energía, incrementando su eficiencia energética con una mejora del aislamiento térmico y todo ello aprovechando los recursos que nos da la naturaleza. Si tiene alguna duda sobre la instalación de estas cubiertas o cuál es la mejor opción para su rehabilitación contacte con su aparejador de cabecera para recibir asesoramiento. 

Aunque sólo sea un tabique… ¡no lo derribes!
  • 27 nov. 2017

  • activatie

Aunque sólo sea un tabique… ¡no lo derribes!

Consejo Rehabilitación ¿Sabías que en ocasiones un simple tabique se ha convertido en un elemento estructural, que soporta cargas del edificio? Aunque no sea un muro de carga en origen, a veces actúa como tal. Y si lo derribas sin más… desastre total. Un muro de carga es un elemento vertical necesario para sustentar el edificio, forma parte de su estructura. Un tabique es un elemento divisorio. A simple vista, los dos son paredes. Pero su función es totalmente distinta. Sucede que en ocasiones, las cargas del edificio se modifican con el tiempo. Diferentes alteraciones pueden ocasionar que se vaya apoyando en otros elementos. Y lo que era un tabique está actuando como un muro de carga. ¿Y cómo sé yo si eso ha sucedido? Pues necesitas un aparejador, que es el profesional experto en los edificios y sus patologías. Por eso, cuando hay que eliminar tabiques, los ayuntamientos piden un proyecto, que puede realizarlo un aparejador o arquitecto técnico. Pero, independientemente de la normativa, por tu propia seguridad, la de los tuyos, la de tus vecinos y vuestras viviendas, antes de tirar un tabique, consulta a un arquitecto técnico. Puedes solicitar los servicios de estos profesionales en nuestro apartado Encuentra un aparejador.