¿Son accesibles las zonas comunes de mi edificio?

Las reformas para mejorar la accesibilidad llevadas a cabo en los portales de entrada, zaguanes y demás zonas comunes de edificios existentes han supuesto, en gran parte de ellas, soluciones insatisfactorias y poco funcionales por haber sido resueltas de una manera confusa, por múltiples y variadas causas: falta de conocimiento de las necesidades reales de las personas con discapacidad, por querer solucionar la situación con los menos recursos económicos posibles, no requerir asesoramiento técnico, etc. y han requerido de posteriores intervenciones.

Se muestran ejemplos de estas soluciones insatisfactorias:


 
Esta rampa tiene una pendiente elevada en exceso que, además de hacerla inutilizable, la convierte en peligrosa; a ello contribuye la presencia de las puertas a ras en cada uno de sus extremos y especialmente el sentido de apertura de las hojas de la puerta inferior.
 


La excesiva pendiente se agrava con la falta de seguridad por pavimento deslizante y ausencia de una barandilla de protección.
 

Los escasos recursos económicos han sido empleados en rampa impracticable y peligrosa.


 
En estos casos también es llamativa la falta de protección en la rampa y su pendiente a la vista del espacio disponible.
 

Las Comunidades de Propietarios están obligadas a la mejora de la accesibilidad. En los edificios existentes con cierta antigüedad requieren de obras para satisfacer los requisitos básicos de seguridad, habitabilidad y accesibilidad universal de modo que se permita el uso adecuado y fácil para todos sus usuarios y especialmente para las personas con discapacidad. La decisión de acometer estas obras no requiere del acuerdo previo de la Junta de Propietarios, siempre que no afecten a la estructura o fábrica del edificio, que no menoscaben la resistencia de los materiales empleados en la construcción y que sean razonablemente compatibles con las características arquitectónicas e históricas del edificio.
El procedimiento de tramitación de solicitud por parte de los propietarios está regulado por la Ley 15/1995, de 30 de mayo, sobre límites del dominio sobre inmuebles para eliminar barreras arquitectónicas a las personas con discapacidad, y establece en el mismo que es preceptivo el proyecto técnico junto al escrito de solicitud de la necesidad de obras de adecuación de la finca urbana y de los accesos a la misma desde la vía pública. A la vista del mismo la Comunidad de Propietarios deberá responder antes de 60 días sobre su consentimiento, proponer alternativas o sobre su oposición de forma razonada.
El cambio legislativo en materia de accesibilidad de estos diez últimos años ha sido importante, supone un gran avance en el reconocimiento de los derechos de las personas con discapacidad. Estos derechos se transforman en necesidades a las cuales tienen que responder las propuestas de actuaciones en materia de accesibilidad en las zonas comunes de los edificios.

Este cambio normativo incluye la reciente Ley 8/2013, de 26 de junio, de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas, que en su Disposición Final Primera recoge las modificaciones de la Ley 19/1960, de 21 de julio, sobre Propiedad Horizontal, y entre ellas cabe destacar las referidas a las para las obras y actuaciones que resulten necesarias para garantizar los ajustes razonables en materia de accesibilidad universal, y, en todo caso, las requeridas a instancia de los propietarios en cuya vivienda o local vivan, trabajen o presten servicios voluntarios personas con discapacidad, o mayores de setenta años, con el objeto de asegurarles un uso adecuado a sus necesidades de los elementos comunes, así como la instalación de rampas, ascensores u otros dispositivos mecánicos y electrónicos que favorezcan la orientación o su comunicación con el exterior.

En este mismo sentido, el 11 de abril de este año entró en vigor el Real Decreto 233/2013, de 5 de abril, por el que se regula el Plan Estatal de fomento del alquiler de viviendas, la rehabilitación edificatoria, y la regeneración y renovación urbanas, 2013-2016, y establece que se considerarán actuaciones para realizar los ajustes razonables en materia de accesibilidad, las que adecuen los edificios y los accesos a las viviendas y locales, a la normativa vigente. En particular:

a) La instalación de ascensores, salvaescaleras, rampas u otros dispositivos de  accesibilidad, incluyendo los adaptados a las necesidades de personas con discapacidad  sensorial, así como su adaptación, una vez instalados, a la normativa sectorial correspondiente.

b) La instalación o dotación de productos de apoyo tales como grúas o artefactos análogos que permitan el acceso y uso por parte de las personas con discapacidad a elementos comunes del edificio, tales como jardines, zonas deportivas, piscinas y otros similares.

c) La instalación de elementos de información o de aviso tales como señales luminosas o sonoras que permitan la orientación en el uso de escaleras y ascensores.

d) La instalación de elementos o dispositivos electrónicos de comunicación entre las viviendas y el exterior, tales como videoporteros y análogos.

La cuestión de “ajustes razonables” para “asegurarles un uso adecuado a sus necesidades” establece un nuevo planteamiento en la intervención de los técnicos de la edificación encargados del estudio o proyecto y en intentar poner de acuerdo a las partes implicadas: solicitante (propietario/os) y Comunidad de Propietarios, y así evitar la vía judicial.
 

 
Dos soluciones al mismo obstáculo. El ajuste razonable se produce en la foto de la derecha porque permite autonomía personal en el uso de la puerta y reduce el riego de vuelco con la silla de ruedas. Además para los viandantes es detectable reduciendo el riesgo de tropiezo.
 

El estudio de cada caso es particular dada la conciliación de las necesidades funcionales personales y las características del espacio físico. El ajuste razonable no debe suponer una carga desproporcionada, estableciéndose para su calificación que sea menor a 12 mensualidades.
El factor económico también puede ser importante pero existen diversas vías para afrontarlo como derramas en el tiempo, ayudas públicas y financiación especial. Respecto a quién debe asumir el coste de las obras o ajustes razonables, la ley establece que el importe repercutido anualmente de las mismas que puede asumir la Comunidad no será superior, una vez descontadas las subvenciones o ayudas públicas, a 12 mensualidades ordinarias de gastos comunes. El resto del coste será asumido por quien las haya requerido (propietario o Comunidad por acuerdo de la Junta de Propietarios).
 

    
Ejemplo de buena intervención.
 

Una vez realizadas las obras de accesibilidad es muy importante el mantenimiento de las mismas para que no se reduzca su funcionalidad y seguridad, por ejemplo que el pavimento se vuelva resbaladizo, los pasamanos no estén bien fijados, pérdida de iluminación, etc.
 

Juan B. Cerezuela Martínez

Colegiado COAATIEMU

Arquitecto Técnico

Accede como colegiado de activatie para poder comentar.

¿Son accesibles las zonas comunes de mi edificio?

¿Son accesibles las zonas comunes de mi edificio?

Otras publicaciones

Climatización con suelo radiante
  • 23 nov. 2021

  • COAATIE_Murcia

Climatización con suelo radiante

Consejo Reformas ¿Qué es el suelo radiante? Es uno de los sistemas de calefacción más confortables y eficientes del mercado, ya que aporta una temperatura ambiente agradable y uniforme por toda la vivienda: el aire caliente tiende a subir, por eso es más óptimo que se irradie desde el suelo, proporcionando un flujo de temperatura ascendente. Aunque además de calefactar, que es el uso más óptimo, puede refrigerar la vivienda. Está constituido por una red de tuberías bajo el suelo por las que circula agua caliente o fría, según el modo en el que esté trabajando,  que calienta o enfría el pavimento, y por tanto la estancia. ¿Y cómo funciona este sistema de climatización? En invierno, el agua caliente circula a una temperatura entorno a los 40º por las tuberías. Al distribuirse el calor desde el suelo conseguimos el confort ideal para las personas. El agua se calienta a través de calderas de gas, gasoil, biomasa, bombas de calor o energía solar. Las opciones más ecológicas y a la larga, económicas para calentar el agua de nuestro circuito serían mediante captadores de energía solar o mediante bombas de calor aerotérmicas. Ambas soluciones nos ayudarán a reducir la huella de carbono y además, nuestra factura eléctrica de manera muy considerable. En verano, el agua fría circula a una temperatura entorno a 15º, esto provocará la absorción del calor ambiental, consiguiendo una sensación agradable de la estancia, sin corrientes de frio. Es importante tener en cuenta que este tipo de refrigeración no es óptima para todos los climas, ya que influye la humedad relativa y las temperaturas máximas que se pueden alcanzar. Por ejemplo, en Murcia, las condensaciones superficiales serían un problema y no sería un sistema efectivo. Es importante saber que este tipo de calefacción no está pensada para apagarla y encenderla continuamente, ya que para que en la estancia se note una temperatura confortable, primero se ha debido calentar todo el solado. Destacar también que, gracias al aislamiento de la instalación de este tipo de climatización, contamos con el extra de que no solo aísla térmicamente sino que también lo hace acústicamente. Hagamos un breve resumen de pros y contras: VENTAJAS Saludable: no hay corrientes de aire que muevan polvo o ácaros, evitando problemas respiratorios y sequedad ambiental. Confortable: se evitan zonas de contraste frio/calor, puesto que en invierno se irradia el calor desde el suelo y en verano el calor del ambiente se absorbe, también, a través del suelo. Este sistema se ajusta perfectamente al perfil de temperaturas óptimas para el cuerpo. Invisible: Deja el espacio libre de aparatos o elementos que entorpezcan la visual de la estancia Ahorro energético: ya que el agua de los circuitos está a baja temperatura y ésta se acumula en el suelo. El suelo va liberando esa temperatura para hacer la estancia confortable INCONVENIENTES Inercia térmica: no notamos el efecto, caliente o frio, en el momento de conectarlo, como si puede pasar con otro tipo de climatización, ya que se tiene que calentar o enfriar toda la superficie del suelo para que empecemos a notar la temperatura confortable. Punto de rocío en suelo refrescante: la temperatura y la humedad de dentro de la vivienda es fundamental para saber que temperatura mínima podremos conseguir con el suelo refrescante. En las zonas más cálidas y con alta humedad, se necesitan apoyos como pueden ser fan-coils, para refrescar las estancias Si estás pensando en incluir o cambiar el sistema de climatización de tu vivienda, no dudes en contactar con un arquitecto técnico. Te asesorará en el sistema más conveniente de climatización para tu vivienda, local, incluso piscina.

¿Necesito licencia para instalar una piscina en mi jardín?
  • 5 abr. 2021

  • COAATIE_Murcia

¿Necesito licencia para instalar una piscina en mi jardín?

Consejo Proyectos Técnicos Con el verano a la vista y la entrada del calor nos viene a la cabeza la idea de tener una piscina privada por todos los beneficios que ello conlleva, como poder bañarte a cualquier hora, disfrutar más con la familia y no tener que desplazarse. Muchos pensamos que la construcción de piscina es algo sencillo y se puede hacer en cualquier momento. Sin embargo, no es así, y hay que tener en cuenta algunos aspectos importantes. Cualquier obra en tu vivienda requiere obtener licencia previa del Ayuntamiento para proceder a realizar la intervención. La clasificación de la misma en obra mayor o menor, si se puede ejecutar con un Declaración responsable o por el contrario se requiere un proyecto, es diferente en cada municipio. Por lo que, si quieres evitarte complicaciones, ya en este paso previo, te recomendamos que contactes con un arquitecto técnico, que se encargará de todas estas gestiones, además de ayudarte a decidir su diseño, tipología, agua de dulce o salada, instalaciones complementarias para el tratamiento del agua, iluminación, acabados, etc. También en este paso, te facilitará el presupuesto de ejecución material, un dato necesario para abonar la licencia. Una vez obtenida la misma, ya se podrá proceder a la construcción de nuestra piscina, pero habrá que solicitar otras licencias que necesitaremos durante la ejecución de la obra, por ejemplo, la licencia de ocupación de vía pública, que nos permite colocar los materiales y vertederos en la calle, y también pagar una fianza en concepto de gestión de residuos, para garantizar que vamos a depositar los escombros en un vertedero homologado. Hay que tener en cuenta que, si se construye la piscina antes de obtener la licencia, podemos incurrir en el problema de que la piscina no cumpla con los requisitos establecidos y tener que pagar sanciones que pueden llegar a suponer más del doble del presupuesto total de la obra. El papel de un arquitecto técnico para la ejecución de una piscina es muy importante, porque no es solo la construcción del vaso de piscina, sino que también hay pensar en acabados, tanto de la piscina como de la superficie que la rodea. También hay que pensar en el tipo de instalación de piscina y ver la necesidad o no de construir un cuarto de instalaciones, ya sea superficial o subterráneo. Todas las características de la obra deben estar bien descritas en el proyecto, además deben cumplir con la normativa vigente, CTE. En general, un proyecto bien definido nos dará mejor resultado. Si tienes la idea de instalar una piscina privada en tu casa para poder disfrutar del verano con la familia, no tardes en ponerte en contacto con un arquitecto técnico para asesorarte y guiarte hacia la mejor solución para tu vivienda.

¿Qué es el Certificado de Eficiencia Energética?
  • 20 oct. 2016

  • COAATIE_Murcia

¿Qué es el Certificado de Eficiencia Energética?

Consejo Eficiencia Energética El Certificado de Eficiencia Energética es un documento oficial que incluye información sobre las características energéticas del inmueble. Su objetivo es poner en conocimiento de los ciudadanos el consumo energético de sus viviendas. La calificación se obtiene calculando el consumo anual de energía en condiciones normales de ocupación y funcionamiento, y además mide las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. Para realizar este certificado, es necesario conocer una serie de datos correspondiente a la vivienda o edificio a calificar, para poder calcular su consumo energético: •    La envolvente •    Los cerramientos •    Los huecos •    Calefacción •    Refrigeración •    ACS •    Iluminación La Norma actual exige que deberán disponer del Certificado de Eficiencia Energética: - Todos los edificios de nueva construcción. - Edificios o partes de edificios existentes que se vendan o alquilen a un nuevo arrendatario. - Edificios o partes de edificios en los que una autoridad pública ocupe una superficie útil total superior a 250 m² y que sean frecuentados habitualmente por el público. Una vez realizado el certificado energético, se emite una etiqueta indicando la calificación obtenida en una escala de la A (más eficiente) a la G (menos eficiente). La validez máxima del Certificado es de 10 años, en caso de haber realizado importantes variaciones en el inmueble que puedan mejorar su calificación energética, se puede solicitar un nuevo certificado antes de los 10 años. Para mejorar la eficiencia energética, se aconseja actuar sobre la envolvente del edificio: -  Fachadas •  Sistemas de aislamiento térmico por el exterior • Aislamiento térmico por el interior (barrera de vapor, trasdosado de cartón-yeso autoportante, trasdosado de ladrillo hueco, paneles de corcho aglomerado) •  Fachadas ventiladas •  Inyectando el aislamiento en la cámara de aire -  Huecos •  Colocar doble acristalamiento •  Perfiles con rotura de puente térmico. -  Cubiertas: •  Instalación de cubiertas ecológicas •  Aumentando el nivel de aislamiento Además de estas actuaciones se puede ampliar la mejora: • Instalando placas solares térmicas y fotovoltaicas •  Cambiando las bombillas y los electrodomésticos por unos de bajo consumo •  Instalando sistemas de domótica (sistema electrónico conectado a la vivienda, que controla la electricidad, combustible y el consumo de agua).   Si tiene alguna duda sobre esta medida o cómo mejorar la calificación energética de su vivienda, contacte con su aparejador de cabecera quien le podrá asesorar.