¿Necesitas un certificado energético para tu vivienda?

Un certificado energético, es un documento redactado por un técnico competente (los arquitectos técnicos lo somos) que incluye información sobre las características energéticas del edificio. Esta calificación se obtiene mediante el cálculo del consumo energético anual para cubrir las necesidades del inmueble.

Este proceso finaliza con la expedición de un certificado de eficiencia energética y sus correspondientes etiquetas. La escala de calificación energética comprende de la letra A, máximo grado de eficiencia energética, a la G, que es el menor grado.

¿Es obligatorio tener un certificado energético de nuestro inmueble?

Desde 2013 es necesario contar con este certificado si queremos vender o alquilar nuestra propiedad. Es el propietario quien debe solicitarlo y facilitarlo al comprador o inquilino, y el incumplimiento de esto, puede derivar en una sanción económica.

Los inmuebles exentos de esta obligación son:

  • Edificios de protección oficial.
  • Edificios de actividad religiosa.
  • Edificios aislados con una superficie menor a 50m2.
  • Edificios que vayan a ser reformados completamente o demolidos.

¿Quién lo realiza?

Siempre lo debe realizar un técnico competente. Los arquitectos técnicos los somos.

¿Cuánto tarda en emitirse el certificado?

Los plazos dependen del técnico que lo realice y de la tramitación posterior en la administración competente de la comunidad autónoma.
Por lo general, se recomienda hacer la solicitud de este certificado con una antelación aproximada de 1 mes, antes de la compraventa o alquiler.
 

Si tienes más dudas, no dudes en contactar con un arquitecto técnico, y si necesitas un certificado, se encargará de todo, incluso de la tramitación posterior.

Accede como colegiado de activatie para poder comentar.

¿Necesitas un certificado energético para tu vivienda?

¿Necesitas un certificado energético para tu vivienda?

Otras publicaciones

Hacia la sostenibilidad (II): Estándar Passivhaus
  • 29 mar. 2021

  • COAATIE_Murcia

Hacia la sostenibilidad (II): Estándar Passivhaus

Consejo Eficiencia Energética Hace unas semanas publicamos la primera parte de este artículo en el que resumimos las diferentes ponencias que se expusieron en el foro “Hacia la sostenibilidad en Edificación” organizado por el Colegio de Arquitectos Técnicos de la Región de Murcia (COAATIEMU), a través de la Plataforma Activatie, la Red Profesional de Arquitectos técnicos. En la primera parte tratamos los fundamentos para una Construcción sostenible. Y en esta segunda parte, nos centraremos en el estándar Passivhaus, que es una metodología de construcción encaminada a la eficiencia energética que lo que busca es dar el máximo confort para las personas, una calidad de aire interior óptima y que el consumo de la edificación sea casi nulo. Este estándar valida que una edificación es eficiente energéticamente, pero es algo más que eso: se reduce el gasto de la energía de calefacción y refrigeración en el 90%; estas edificaciones hacen un uso eficiente de sol y de los sombreados estratégicos para proteger del calor, también cuentan con un aislamiento térmico óptimo para conseguir en el interior una temperatura cómoda y por supuesto un sistema de ventilación con aire fresco continuo imperceptible. Las viviendas que se diseñan o reforman para conseguir esta certificación buscan evitar las pérdidas de calor en invierno y la entrada de calor en verano.     El ahorro energético en estas edificaciones se obtiene gracias a un minucioso diseño y gran control en la obra. Este estándar no exige soluciones o tipologías constructivas concretas, pero si que exige que se cumplan determinados requisitos, como son conseguir reducidos índices de demanda de calefacción/refrigeración (<15kW al año) y conseguir una estanqueidad óptima que no genere perdidas de energía. De manera más sencilla, en una vivienda de 100m2 tendríamos un gasto anual de 100€ en calefacción/refrigeración. Los principios básicos del estándar Passivhaus son: Diseño bioclimático: captación de energía solar, aprovecharla y evitar que se pierda. Aislamiento para evitar pérdidas caloríficas. Ausencia de puentes térmicos. Hermeticidad para eliminar las pérdidas por filtración. Ventanas de altas prestaciones, ya que es uno de los puntos de mayor pérdida de energía. Ventilación mecánica con recuperador de calor, lo que eleva la calidad del aire interior. Protección solar pasiva, para reducir el impacto del sol en el interior de la vivienda. Free cooling, que consiste en el aprovechamiento del aire exterior para conseguir enfriar una estancia. Calefacción y refrigeración eficiente. Passivhaus es un estándar de construcción, no es un certificado; es decir, se puede construir en base a este estándar y no tiene porque certificarse. Lo que se busca con Passivhaus es que la edificación se comporte como ha sido diseñada: para conseguir la excelencia en la eficiencia energética. Si piensas en realizar una reforma de alta eficiencia energética o construir una vivienda de consumo casi nulo, contacta con un arquitecto técnico se encargará de ayudarte.

Humedades I: Las manchas de humedad en áticos o últimas plantas
  • 22 mar. 2022

  • activatie

Humedades I: Las manchas de humedad en áticos o últimas plantas

Consejo Mantenimiento En los días posteriores a los periodos de lluvia prolongada es frecuente ver aparecer manchas de humedad en nuestra casa. Las humedades son la patología más frecuente de nuestros edificios y viviendas. ¿Por qué se producen? ¿cómo se evitan? Hay múltiples causas que pueden provocar la aparición de humedad. En la serie de consejos que iniciamos hoy, expondremos las más frecuentes, pero si en tu casa o edificio hay una humedad que se resiste a cualquier remedio, consultad a un arquitecto técnico. Os hará un estudio detallado, dará con la causa del problema y propondrá la solución más adecuada al mismo, aquella que hará que no vuelva a aparecer esa maldita mancha de humedad. En este primer consejo nos centraremos en los áticos o últimas plantas. La cubierta es el origen más frecuente de las humedades en la última planta del edificio. El estado deficiente de la cubierta puede provocar filtraciones. Generan manchas en los techos que se extienden por las paredes y dañan los acabados. Con el tiempo, estas humedades pueden acabar afectando a la estructura del edificio. La revisión anual de la cubierta, renovando juntas de dilatación, limpiando los sumideros y eliminando plantas o suciedad que obstruyen los desagües, es la mejor medida preventiva. Cuando el daño ya se ha producido, un aparejador podrá recomendar la mejor intervención en cubierta para solventarlo sin reincidencias.

¿Qué acristalamiento elegir para ahorrar energía?
  • 30 jun. 2016

  • COAATIE_Murcia

¿Qué acristalamiento elegir para ahorrar energía?

Consejo Eficiencia Energética Uno de los retos más complicados de los acristalamientos es el control de la luz solar directa que penetra el vidrio. Cuando la radiación solar incide sobre una hoja de vidrio suceden varios fenómenos característicos. Una parte de la radiación solar es reflejada, de manera que no atraviesa el vidrio ni lo calienta. Otra parte penetra el vidrio pero es absorbida internamente, propiciando su calentamiento. Finalmente, la parte de radiación que no es reflejada ni absorbida atraviesa el vidrio y es transmitida directamente al interior. Tanto en la fase de diseño del edificio como en rehabilitación es necesario tener en cuenta la incorporación de un sistema de protección solar lo más eficiente posible. Al mismo tiempo, es necesario hallar un equilibrio entre la capacidad de protección y la entrada de luz solar, factor este último muy importante para el confort visual en los edificios. Para cuantificar los flujos de radiación y calor a través de los vidrios se han establecido unas propiedades básicas. La única propiedad térmica considerada es la conductividad junto con el espesor del vidrio. Este parámetro se emplea para calcular el coeficiente de transmitancia térmica que junto con el factor solar son las características principales a tener en cuenta desde el punto de vista energético. Hay que tener en cuenta la transmisión luminosa que implica la cantidad de luz que deja pasar el vidrio hacia el interior. A medida que mejora el factor solar del vidrio, la cantidad de luz que deja pasar suele bajar mucho, con el aumento de consumo de luz artificial que supone. No es compatible la eficiencia energética con conseguir la máxima iluminación. Por ello, es importante escoger la mejor combinación entre todas las propiedades de los vidrios para obtener ahorro de energía y confort en su vivienda. Los vidrios pueden clasificarse en función de su configuración y de la mejora de sus prestaciones de aislamiento térmico y control solar: -Vidrio sencillo (monolítico): son los más básicos y las ventanas que tienen instalado este tipo de vidrio se consideran de poca calidad y tienen pocas propiedades aislantes. Están formados por una única hoja o varias hojas unidas entre sí por toda su superficie (vidrios laminares). El valor de transmitancia térmica es U = 5,7 W/m²K y un factor solar en torno a 0,83. -Unidad de vidrio aislante (UVA): se conoce como doble acristalamiento o vidrio de cámara, formado por dos láminas de vidrios monolíticos separados entre sí por espaciadores, herméticamente cerrados en todo su perímetro. Al llevar la cámara de aire inmóvil se limita el intercambio de calor por conducción y convección, consiguiendo un aumento de la capacidad aislante. La transmitancia térmica varía en función del espesor de la cámara de aire con valores que oscilan entre 2,9 y 3,3 W/m²K, además, sólo por la incorporación del doble acristalamiento, el factor solar se reduce a 0,75. -Vidrio de baja emisividad: es un vidrio doble al que se le añade una fina capa transparente de óxidos metálicos en una de sus láminas de manera que impide que la energía generada en el interior se escape al exterior. Estos vidrios deben ir ensamblados en UVA proporcionando sus máximas prestaciones de aislamiento térmico con transmitancia térmica entre 1,7 y 2,5 W/m²K dependiendo del espesor de la cámara. -Vidrio de control solar: permite que la luz solar pase a través de las ventanas y, al mismo tiempo, refleja gran parte del calor hacia el exterior. Se pueden instalar en UVA y así obtener una buena transmitancia térmica, o en los casos donde la prioridad sea la protección térmica frente a la radiación solar se pueden utilizar como vidrios monolíticos. Los valores de factor solar se sitúan entre 0,1 y 0,6.   Otra opción para mejorar el aislamiento térmico de las ventanas es instalando el triple acristalamiento con doble cámara de aire, que puede llegar a tener una conductividad térmica menor a 1 W/m²K. Este tipo de acristalamiento es apropiado para climas fríos, no siendo recomendable en climas calurosos, ya que en estas zonas es más necesario protegerse de la radiación solar en verano que aislarse del frío en invierno. El vidrio ocupa la mayor parte de superficie del hueco, aproximadamente un 70%, y es por donde más se pierde frío o calor de la vivienda, por ello es fundamental elegir el acristalamiento más adecuado desde el punto de vista de transmitancia térmica y protección solar. La mejor forma de reducir el consumo de energía en la vivienda y mejorar su eficiencia energética es intervenir en la envolvente del edificio. Cambiar los marcos y vidrios de las ventanas es una buena opción para mejorar sus prestaciones térmicas y así reducir las pérdidas a través del hueco.   Si tiene alguna duda sobre cómo mejorar el aislamiento térmico de su vivienda, contacte con su aparejador de cabecera quién le podrá asesorar sobre las soluciones más adecuadas.