Climatización con suelo radiante

¿Qué es el suelo radiante?

Es uno de los sistemas de calefacción más confortables y eficientes del mercado, ya que aporta una temperatura ambiente agradable y uniforme por toda la vivienda: el aire caliente tiende a subir, por eso es más óptimo que se irradie desde el suelo, proporcionando un flujo de temperatura ascendente. Aunque además de calefactar, que es el uso más óptimo, puede refrigerar la vivienda.

Está constituido por una red de tuberías bajo el suelo por las que circula agua caliente o fría, según el modo en el que esté trabajando,  que calienta o enfría el pavimento, y por tanto la estancia.

¿Y cómo funciona este sistema de climatización?

En invierno, el agua caliente circula a una temperatura entorno a los 40º por las tuberías. Al distribuirse el calor desde el suelo conseguimos el confort ideal para las personas.

El agua se calienta a través de calderas de gas, gasoil, biomasa, bombas de calor o energía solar. Las opciones más ecológicas y a la larga, económicas para calentar el agua de nuestro circuito serían mediante captadores de energía solar o mediante bombas de calor aerotérmicas. Ambas soluciones nos ayudarán a reducir la huella de carbono y además, nuestra factura eléctrica de manera muy considerable.

En verano, el agua fría circula a una temperatura entorno a 15º, esto provocará la absorción del calor ambiental, consiguiendo una sensación agradable de la estancia, sin corrientes de frio. Es importante tener en cuenta que este tipo de refrigeración no es óptima para todos los climas, ya que influye la humedad relativa y las temperaturas máximas que se pueden alcanzar. Por ejemplo, en Murcia, las condensaciones superficiales serían un problema y no sería un sistema efectivo.

Es importante saber que este tipo de calefacción no está pensada para apagarla y encenderla continuamente, ya que para que en la estancia se note una temperatura confortable, primero se ha debido calentar todo el solado.

Destacar también que, gracias al aislamiento de la instalación de este tipo de climatización, contamos con el extra de que no solo aísla térmicamente sino que también lo hace acústicamente.

Hagamos un breve resumen de pros y contras:

VENTAJAS

  • Saludable: no hay corrientes de aire que muevan polvo o ácaros, evitando problemas respiratorios y sequedad ambiental.
  • Confortable: se evitan zonas de contraste frio/calor, puesto que en invierno se irradia el calor desde el suelo y en verano el calor del ambiente se absorbe, también, a través del suelo. Este sistema se ajusta perfectamente al perfil de temperaturas óptimas para el cuerpo.
  • Invisible: Deja el espacio libre de aparatos o elementos que entorpezcan la visual de la estancia
  • Ahorro energético: ya que el agua de los circuitos está a baja temperatura y ésta se acumula en el suelo. El suelo va liberando esa temperatura para hacer la estancia confortable

INCONVENIENTES

  • Inercia térmica: no notamos el efecto, caliente o frio, en el momento de conectarlo, como si puede pasar con otro tipo de climatización, ya que se tiene que calentar o enfriar toda la superficie del suelo para que empecemos a notar la temperatura confortable.
  • Punto de rocío en suelo refrescante: la temperatura y la humedad de dentro de la vivienda es fundamental para saber que temperatura mínima podremos conseguir con el suelo refrescante. En las zonas más cálidas y con alta humedad, se necesitan apoyos como pueden ser fan-coils, para refrescar las estancias

Si estás pensando en incluir o cambiar el sistema de climatización de tu vivienda, no dudes en contactar con un arquitecto técnico. Te asesorará en el sistema más conveniente de climatización para tu vivienda, local, incluso piscina.

Accede como colegiado de activatie para poder comentar.

Climatización con suelo radiante

Climatización con suelo radiante

Otras publicaciones

¿Qué acristalamiento elegir para ahorrar energía?
  • 30 jun. 2016

  • COAATIE_Murcia

¿Qué acristalamiento elegir para ahorrar energía?

Consejo Eficiencia Energética Uno de los retos más complicados de los acristalamientos es el control de la luz solar directa que penetra el vidrio. Cuando la radiación solar incide sobre una hoja de vidrio suceden varios fenómenos característicos. Una parte de la radiación solar es reflejada, de manera que no atraviesa el vidrio ni lo calienta. Otra parte penetra el vidrio pero es absorbida internamente, propiciando su calentamiento. Finalmente, la parte de radiación que no es reflejada ni absorbida atraviesa el vidrio y es transmitida directamente al interior. Tanto en la fase de diseño del edificio como en rehabilitación es necesario tener en cuenta la incorporación de un sistema de protección solar lo más eficiente posible. Al mismo tiempo, es necesario hallar un equilibrio entre la capacidad de protección y la entrada de luz solar, factor este último muy importante para el confort visual en los edificios. Para cuantificar los flujos de radiación y calor a través de los vidrios se han establecido unas propiedades básicas. La única propiedad térmica considerada es la conductividad junto con el espesor del vidrio. Este parámetro se emplea para calcular el coeficiente de transmitancia térmica que junto con el factor solar son las características principales a tener en cuenta desde el punto de vista energético. Hay que tener en cuenta la transmisión luminosa que implica la cantidad de luz que deja pasar el vidrio hacia el interior. A medida que mejora el factor solar del vidrio, la cantidad de luz que deja pasar suele bajar mucho, con el aumento de consumo de luz artificial que supone. No es compatible la eficiencia energética con conseguir la máxima iluminación. Por ello, es importante escoger la mejor combinación entre todas las propiedades de los vidrios para obtener ahorro de energía y confort en su vivienda. Los vidrios pueden clasificarse en función de su configuración y de la mejora de sus prestaciones de aislamiento térmico y control solar: -Vidrio sencillo (monolítico): son los más básicos y las ventanas que tienen instalado este tipo de vidrio se consideran de poca calidad y tienen pocas propiedades aislantes. Están formados por una única hoja o varias hojas unidas entre sí por toda su superficie (vidrios laminares). El valor de transmitancia térmica es U = 5,7 W/m²K y un factor solar en torno a 0,83. -Unidad de vidrio aislante (UVA): se conoce como doble acristalamiento o vidrio de cámara, formado por dos láminas de vidrios monolíticos separados entre sí por espaciadores, herméticamente cerrados en todo su perímetro. Al llevar la cámara de aire inmóvil se limita el intercambio de calor por conducción y convección, consiguiendo un aumento de la capacidad aislante. La transmitancia térmica varía en función del espesor de la cámara de aire con valores que oscilan entre 2,9 y 3,3 W/m²K, además, sólo por la incorporación del doble acristalamiento, el factor solar se reduce a 0,75. -Vidrio de baja emisividad: es un vidrio doble al que se le añade una fina capa transparente de óxidos metálicos en una de sus láminas de manera que impide que la energía generada en el interior se escape al exterior. Estos vidrios deben ir ensamblados en UVA proporcionando sus máximas prestaciones de aislamiento térmico con transmitancia térmica entre 1,7 y 2,5 W/m²K dependiendo del espesor de la cámara. -Vidrio de control solar: permite que la luz solar pase a través de las ventanas y, al mismo tiempo, refleja gran parte del calor hacia el exterior. Se pueden instalar en UVA y así obtener una buena transmitancia térmica, o en los casos donde la prioridad sea la protección térmica frente a la radiación solar se pueden utilizar como vidrios monolíticos. Los valores de factor solar se sitúan entre 0,1 y 0,6.   Otra opción para mejorar el aislamiento térmico de las ventanas es instalando el triple acristalamiento con doble cámara de aire, que puede llegar a tener una conductividad térmica menor a 1 W/m²K. Este tipo de acristalamiento es apropiado para climas fríos, no siendo recomendable en climas calurosos, ya que en estas zonas es más necesario protegerse de la radiación solar en verano que aislarse del frío en invierno. El vidrio ocupa la mayor parte de superficie del hueco, aproximadamente un 70%, y es por donde más se pierde frío o calor de la vivienda, por ello es fundamental elegir el acristalamiento más adecuado desde el punto de vista de transmitancia térmica y protección solar. La mejor forma de reducir el consumo de energía en la vivienda y mejorar su eficiencia energética es intervenir en la envolvente del edificio. Cambiar los marcos y vidrios de las ventanas es una buena opción para mejorar sus prestaciones térmicas y así reducir las pérdidas a través del hueco.   Si tiene alguna duda sobre cómo mejorar el aislamiento térmico de su vivienda, contacte con su aparejador de cabecera quién le podrá asesorar sobre las soluciones más adecuadas.

¿Cómo detectar fugas de agua en una vivienda?
  • 22 feb. 2015

  • COAATIE_Murcia

¿Cómo detectar fugas de agua en una vivienda?

Consejo Ahorro de agua Una fuga de agua en nuestra vivienda nos puede suponer un incremento más o menos importante (dependiendo del tipo de fuga) del consumo  y un mayor gasto en la factura. A continuación proponemos unos sencillos consejos que hemos extractado de la Guía sobre Medidas de Ahorro de Agua en viviendas, publicada por La Consejería de Agricultura y Agua de la Región de Murcia, para detectar de forma sencilla posibles fugas de agua. Para saber si tenemos fugas de agua en casa debemos asegurarnos de tener todos los puntos de consumo cerrados y además, comprobar que el contador de agua permanece parado. Si esto es así, probablemente no tendremos ninguna fuga de agua en casa. Uno de los puntos de consumo de agua más conflictivos, es el inodoro, que suele presentar pequeñas fugas de agua como consecuencia del mal funcionamiento de sus sistemas de cierre. Para tener este tipo de fugas controladas, vigila de forma periódica que estos sistemas se cierran correctamente y recuerda que no es aconsejable introducir objetos en su interior para reducir el volumen de la descarga, ya que pueden impedir el buen funcionamiento de los sistemas de cierre y producir fugas. Los inodoros disponen de sistemas que permiten regular los volúmenes de las descargas. Comprueba en tus facturas de agua que no existen aumentos de consumo excesivos ya que ésta es la pista más evidente de que algo no funciona bien en nuestra vivienda. La mayoría de las empresas de suministro de agua informan de los consumos medios semestrales. Se estima que el consumo medio de agua de una vivienda ocupada por cuatro personas, que no tenga sistemas instalados de ahorro de agua, se encuentra, aproximadamente, en 240 m3 al año. Para evitar los derroches, generalmente todos los municipios siguiendo la normativa europea, penalizan los consumos superiores a 220 m3 anuales, incrementando el precio de los m3 consumidos por encima de este valor. Por tanto, si realizas un correcto uso del agua e instalas sistemas de ahorro en tu vivienda, podrás disminuir entre un 10 y 30% el consumo, consiguiendo una reducción por debajo de los 220 m3, reduciendo así, de forma notable tu factura del agua. Son consejos útiles para detectar fugas de agua evidentes. En caso de que detecte algún problema al hacer estas comprobaciones, o si éstos son más graves, como filtraciones: goteras, desconchados, manchas… en paredes, techos, o suelos, es conveniente consultar con su Aparejador de Cabecera, que utilizando medios técnicos como la cámara termográfica, disponible el Colegio de aparejadores de Murcia, podrá detectar cualquier fuga oculta sin necesidad de hacer obras, y ofrecerle la solución más óptima para su reparación. Descargar la Guía de ahorro de agua en viviendas de la CARM

Mejora las condiciones de tu vivienda en verano

Mejora las condiciones de tu vivienda en verano

Consejo Eficiencia Energética Las altas temperaturas han llegado con fuerza con el verano, y en un parque edificado como es el de España, en el que muchas viviendas fueron construidas antes de 1980, es necesario tomar ciertas medidas para poder mantener el hogar en condiciones idóneas.  El Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Madrid, indica en el siguiente artículo una serie de recomendaciones.